Enlaces de accesibilidad

Abas exige cese de bombardeos a campos palestinos en Siria


Fotografía de archivo del presidente de la Autoridad Palestina, Mahmud Abas.

Abas agregó que los bombardeos contra los campamentos deben "cesar inmediatamente"

El presidente de la Autoridad Palestina, Mahmud Abas, pidió este domingo el cese inmediato de los bombardeos contra los campamentos de refugiados palestinos en Siria, luego de que la aviación siria bombardeara el campamento de Yarmuk, en el sur de Damasco.

"Llamamos a todas las partes beligerantes en Siria a preservar la vida de los palestinos y sus campamentos en Siria", declaró Abas en un comunicado difundido por la agencia oficial palestina Wafa. Abas agregó que los bombardeos contra los campamentos deben "cesar inmediatamente".

El régimen del presidente sirio Bashar al Asad parece resistir a pesar de los éxitos militares de los rebeldes, desmintiendo así las predicciones occidentales que anunciaban su inminente caída, estiman expertos.

Las recientes afirmaciones de funcionarios occidentales, y sorprendentemente incluso de un responsable ruso, son la señal de que la oposición se refuerza, pero para que el régimen caiga se necesita más que eso, opinan estos expertos.

"Sólo podrá caer mediante un golpe de Estado, una intervención extranjera o un refuerzo masivo del apoyo logístico de los países extranjeros a los rebeldes", sostiene Barah Mijail, investigador del instituto de geopolítica español FRIDE.

Según este experto en Oriente Medio, "hay declaraciones diplomáticas fuertes, pero no hay que sobrestimarlas, porque el régimen conserva la estructura militar e institucional, aunque a veces lo pillen desprevenido", como en el reciente atentado en el que resultó herido el ministro del Interior.

La agencia AFP dijo que varios responsables extranjeros importantes dieron por sentado que el régimen estaba acabado.

El secretario general de la OTAN, Anders Fogh Rasmussen, dijo que el régimen "se acercaba al derrumbe" y Francia llamó a "hacer que Bashar al Asad se vaya lo más rápidamente posible".

Estados Unidos consideró que el régimen está "cada vez más desesperado". Y el viceministro de Relaciones Exteriores ruso encargado del caso sirio, Mijaíl Bogdanov, abundó en lo mismo, aunque Moscú se retractó inmediatamente.

Según Rami Abdel Rahman, director del Observartorio Sirio de los Derechos Humanos (OSDH), varias hipótesis explican esta avalancha.

"O es el comienzo de un consenso internacional para poner fin al régimen, o los países occidentales están en contacto con un grupo importante e influyente en el ejército que podría volverse contra Asad, o bien acentúan la presión para empujar a Asad hacia la salida para evitar la destrucción total del Estado", explicó.

Pero este observador, cuya organización dispone de una importante red de activistas sobre el terreno, considera que "el ejército sigue siendo muy fuerte, (y) capaz de proteger una amplia porción de territorio que va de Damasco al litoral".

Con todo, el aparato militar y de seguridad, omnipresente durante mucho tiempo, se ha erosionado y la multiplicación de los atentados en Damasco demuestra que es menos fiable que antes.

"No cabe duda de que los rebeldes avanzaron y son audaces, pero por el momento el ejército mantiene globalmente su cohesión y defiende las grandes ciudades", explica un experto militar occidental en Beirut.

"A pesar de las deserciones y de los muertos, cuenta todavía con unos 200.000 hombres, de todas las confesiones, y no ha involucrado a todas sus unidades en los combates. Se comporta como un verdadero cuerpo, con una misión", añadió.
XS
SM
MD
LG