Enlaces de accesibilidad

A quién me llevaría otra vez a la cama


Al galán y la dama, el diablo los inflama. La ocasión hace la cama. (Refrán)

El autor examina el pecado, las esquinas y la salida insistente del sol

Si el hombre pudiera inscribirse en la frente una frase que lo eximiera de todo malentendido, de toda expectativa infundada respecto a su persona, de un lado al otro de la mía podría leerse: "Yo nada sé. Yo todo lo imagino".

1

Hay quien se desploma por el placer de levantarse, de ahí que los pecadores deban ser perdonados: caen para redimirse.

La fuente de placer no está en el pecado mismo sino en la experiencia de la salvación.

Es inocente
aunque caiga una vez
y otra la nieve.

2

La fortuna del niño radica en haber olvidado todo lo que supo al nacer, y su desgracia, en ir recordándolo a medida que envejece.

3

¿Sabrán los perros que están llenos de huesos? ¿No esconderán los de otros animales para, ingenuos, atenuar una carencia, presumir de tener algunos?

4

¿Que a quién me llevaría otra vez a la cama? A mi pijama. Siendo niño dormí con mis padres y no me fue mal; con mis juguetes, y me fue bien; con mi mujer es un placer. Hasta los libros roncan conmigo. Amo mi almohada. Pero nada como el abrazo de mi pijama.

5

La poesía es un don, y quien se lo atribuye o acepta que se lo atribuyan sin cuestionar incesantemente esas atribuciones es un hombre muy afortunado o un tonto.

6

Los estudios genéticos de la momia de Tutankamón realizados por el Centro Supremo de Antigüedades de El Cairo revelan que el joven murió víctima del mal de Köhler y la malaria.

Miente el refrán. Hay males que duran cien años y cuerpos que los resisten.

7

Es un milagro que el sol salga todos los días. ¿Qué le queda por ver? La entraña de algunas junglas.

El hombre, entre ellas.

8

Hay títulos de libros que valen por un poema:

Nostalgia de la muerte (Xavier Villaurrutia)
Los recuerdos del porvenir (Elena Garro)
Señal en el agua (Teresa María Rojas)
La perfección indefensa (Juan Malpartida)
Un arte de hacer ruinas (Antonio José Ponte)
La música de lo que pasa (David Huerta)
Manual de espumas (Gerardo Diego)
La botánica del deseo (Michael Pollan)

9

Las esquinas compuestas por el cruce de dos calles o aceras cuyas edificaciones impiden avistar con quien nos toparemos al doblarlas exigen cautela:

¡Qué encontronazo!
Al dar vuelta a la esquina,
luna de paso.

10

Dicen que a punto de morir, el hombre tiene acceso a una retrospectiva momentánea de los principales episodios que constituyeron su vida. Algo similar, sólo que en sentido contrario, debe de proporcionársele al nacer.

No en balde, la gritería.

  • 16x9 Image

    Orlando González Esteva

    Nació en Palma Soriano, Cuba. Reside en Estados Unidos desde 1965. Sus poemas, que al decir del escritor Octavio Paz hacen “estallar en pleno vuelo a todas las metáforas”, aparecen publicados en Mañas de la poesía, El pájaro tras la flecha, Escrito para borrar, Fosa común, La noche y los suyos y Casa de todos. Es también autor de los siguientes ensayos de imaginación: Elogio del garabato, Cuerpos en bandeja, Mi vida con los delfines, Amigo enigma, Los ojos de Adán y Animal que escribe. El arca de José Martí. González Esteva ha ofrecido lecturas de versos, charlas y talleres en Estados Unidos, España, Japón, Francia, México y Brasil, y ha desarrollado una intensa labor cultural en los medios literarios, artísticos y radiofónicos de Miami.

Tu opinión

Mostrar los comentarios

XS
SM
MD
LG