Enlaces de accesibilidad

Los vigilantes de la Plaza


Raúl Castro (i), bromea con el vicepresidente, José Ramón Machado (d), durante el desfile del 1 de Mayo en La Habana.

1 de Mayo: No importan los eventos meteorológicos que, en una ciudad tan devastada como es la capital de Cuba, dejan a miles de personas en la calle y envían a otros directamente a la muerte.

Algunas calles de La Habana recordaban Venecia –salvando las distancias–, con esos autobuses/barcos librando las vías a duras penas. Las calles del centro de la ciudad se inundaron por el deficiente drenaje, por la basura acumulada en las esquinas y por un intenso diluvio que se adelantó, por horas, al 1 de mayo.

Las inundaciones dejaron un saldo de tres muertos y una veintena de derrumbes de edificios del sector residencial. Entre los fallecidos está un bicitaxista que quedó atrapado por la crecida, cerca del Mercado de Cuatro Caminos, también conocido como Mercado Único (ver video). Las imágenes de desolación –gente que ha perdido sus insumos, las pocas cosas que tienen, sus escasos electrodomésticos y muebles– estaban siendo ignoradas por detrás de la escena. El Gobierno preparaba un acto muy simbólico para el día primero.

Nada podría detener esa gala en la llamada Plaza de la Revolución, donde desfilaría "el pueblo trabajador", encabezado por los cinco nuevos héroes –espías en Estados Unidos devueltos sin completar condena– y en cuyo podio estaría, al lado del dictador Raúl Castro, un Nicolás Maduro exultante porque su mentor le ofrece un reconocimiento público, luego de negociar con los yanquis; o sea, después de conversar con "el enemigo".

La puesta en escena fue perfecta en la Plaza. Un locutor oficial –de Manolo Ortega a Rodobaldo Hernández, pasando por Rafael Serrano, todos con estilo estandarizado– sería el maestro de ceremonias. Éste presentaría a los extranjeros que apoyan el castrismo –como José Luis Centellas, secretario general del partido comunista español– y daría la palabra a un efusivo secretario general de la Central de Trabajadores de Cuba, Ulises Guilarte de Nacimiento, quien leería un discurso más dirigido a la política exterior que a los trabajadores mismos.

"Nos queda un largo camino por recorrer", diría Guilarte de Nacimiento en relación con la nueva política estadounidense de acercarse a Cuba mediante la diplomacia. "Nos queda que nos quiten el bloqueo y nos devuelvan la base de Guantánamo", recalcaría el también miembro del Comité Central del Partido Comunista de Cuba.

Luego, marcharía esa parte del pueblo reclutada a las malas para hacer la foto del 1 de Mayo. Se expondría ese plano abierto de la Plaza donde tradicionalmente se ve un enjambre de personas, que supuestamente apoyan a Castro.

En la tribuna estarían los ancianos de la vieja guardia que van quedando: Un Machado Ventura con guayabera y sombrero de yarey; un Ramiro Valdés con uniforme militar y prismáticos de largo alcance para estudiar los rostros entre la masa compacta. El viejo represor, Ramiro, que ha pasado por todos los cargos posibles en más de 50 años, continúa vigilando.

La víspera, desde horas de la tarde, un operativo nacional había colocado agentes de civil afuera de las viviendas de los disidentes para que no salieran a decir nada. Ricardo Lázaro Fiallo y Yilian Marrero, en Güines; Yordan Marrero Huerta, en Sibanicú, Camagüey; Yoandri Montoya, en Bayamo, son nombres de activistas que estarían listados para un arresto domiciliario temporal. La estrategia garantizaría menos protestas antigubernamentales. En la capital la lista sería más extensa.

Paralelamente, TeleSur, canal venezolano organizado por el difunto Chávez, estaría convocando a una marcha de obreros en Caracas, y en todo ese país, esta vez en ausencia de Nicolás Maduro, que tendría compromisos urgentes en la tribuna de La Habana. Luego del apretón de manos con Obama, Raúl Castro tendría un desagravio con Maduro. Y el día 1 de mayo sería ideal.

No importan los eventos meteorológicos que, en una ciudad tan devastada como es la capital de Cuba, dejan a miles de personas en la calle, y envían a otros directamente a la muerte.

  • 16x9 Image

    Jorge Ignacio Pérez

    Nació en La Habana en 1965. Luego de ser tanquista en el servicio militar obligatorio, se graduó en la Facultad de Periodismo de la Universidad de La Habana, en 1992. Trabajó como redactor y fotógrafo de prensa, columnista de teatro y editor en varias publicaciones de la isla. En 2001 se exilió en Barcelona, hasta el año 2012 en que se afincó en Miami, donde reside actualmente. Fue editor del portal on line de asuntos cubanos Cubanet.org. Desde 2007 lleva el blog personal Segunda Naturaleza. Además del libro de memorias Historias de depiladoras y batidoras americanas (Neo Club Press Ediciones, 2014), tiene otro inédito titulado Pasajeros en tránsito.

XS
SM
MD
LG