Enlaces de accesibilidad

Debate sobre Venezuela muestra fractura de la OEA


DECENAS DE PERSONAS PIDEN A OEA QUE WDEJE DE MIRAR A OTRO LADO" EN VENEZUELA

Todos los países miembros llamaron al diálogo, pero la extensión y el ámbito del mismo variaron.

La Organización de los Estados Americanos, OEA, publicó un comunicado sobre el debate que sostuvo el miércoles su Consejo Permanente sobre la situación actual en Venezuela .

La nota señala que durante la reunión en la sede del organismo en Washington D.C., varios Representantes Permanentes expresaron su preocupación ante los hechos de violencia ocurridos en Venezuela en los últimos días; se hicieron eco del llamado a la serenidad hecho por el Secretario General, José Miguel Insulza; y exhortaron al inicio de un diálogo entre el Gobierno y la oposición.

Insulza –precisa el texto-- apeló el lunes a “la responsabilidad del Gobierno de evitar el uso de la fuerza por parte de la policía o grupos afines”, y exhortó a las fuerzas de oposición “a manifestarse pacíficamente evitando provocaciones”. El máximo representante de la OEA enfatizó asimismo la necesidad de "que las autoridades respeten la libertad de expresión, y que los medios de comunicación tomen conciencia sobre el influyente rol que desempeñan en esta coyuntura política".

El comunicado detalla que durante el debate tomaron la palabra los representantes de Estados Unidos, Brasil, Perú, Canadá, Panamá, Venezuela, Ecuador, Chile, Bolivia, Colombia, México, Nicaragua, Dominica, Argentina, Uruguay y Costa Rica, “quienes preeminentemente se remitieron a la lectura de los comunicados oficiales emitidos por sus respectivos gobiernos”.

El tema, que no figuraba en el orden del día, debió ser tratado bajo la categoría de “Otros Asuntos”, por iniciativa de la Misión de Estados Unidos.

INCAPAZ DE UNA RESPUESTA UNÁNIME

En una crónica de su corresponsal en Washington, Eva Saiz, el diario madrileño El País dice que en la discusión del asunto por parte de los embajadores de los Estados miembros de la OEA “evidenciaban la fractura existente en el seno del organismo regional, incapaz de encontrar una respuesta unánime a la violencia que se vive en el país sudamericano” desde la manifestación estudiantil del pasado 12 de febrero.

Saiz señala que el debate resultó estéril en cuanto a efectos prácticos porque no se votó resolución ninguna, al no estar incluido el conflicto venezolano en el orden del día, lo cual deja “constancia de la división que el chavismo suscita en el continente”.

Fue Estados Unidos quien sacó a colación la situación de violencia en Venezuela. Su embajadora, Carmen Lomellin, solicitó a ambas partes “trabajar para restaurar la calma” y pidió al Gobierno venezolano que “respetara la libertad de expresión y el derecho de reunión pacífica y la seguridad de todos los ciudadanos”.

El embajador de Venezuela ante la OEA, Roy Chaderton, pronunció “un discurso plagado de referencias históricas a la intromisión ‘del imperio’ y se refirió a las protestas de los últimos días como ‘un golpe de Estado callejero y mediático’”.
Aseguró el diplomático que su gobierno “permanece abierto a hablar con el sector democrático de la oposición, entre la legitimidad y la legalidad y la disidencia responsable”.

En las intervenciones posteriores todos los países llamaron al diálogo, “pero la extensión y el ámbito del mismo variaron”, matiza el diario madrileño.

“Canadá y Panamá se alinearon con EE UU; Ecuador, Bolivia y Nicaragua insistieron en calificar las protestas de los últimos días de “intento de golpe de Estado”; Chile y México ofrecieron una reacción tibia, como la manifestada por sus respectivos Gobiernos en las últimas horas; el embajador de Colombia, Andrés González, reiteró las declaraciones de su presidente, Juan Manuel Santos, pero fue muy tajante con la denuncia del trato dispensado a los colombianos, señalando que, en 2013, Venezuela había deportado a 2.500 compatriotas";

"Argentina fue el portavoz de Mercosur y defendió por igual el respeto a la libertad de expresión y a la soberanía popular, puesta en jaque, de acuerdo con su embajadora Nilda Garré, por las protestas. Tanto Argentina como Costa Rica pidieron una investigación de las muertes en Venezuela”.

Termina diciendo El País que la reunión de la OEA “terminó sin consenso, decepcionando a los venezolanos que esperaban afuera, reclamando de la organización una respuesta contundente ante la violencia en su país”.

Tu opinión

Mostrar los comentarios

XS
SM
MD
LG