Enlaces de accesibilidad

Los primeros cubanos


Cuando el desaparecido paleontólogo Stephen Jay Gould enseñaba en la Universidad de Harvard solía decir, en sentido figurado, que cada año tiraba al cesto de la basura los papeles del curso anterior porque la dinámica de esta disciplina era tal que cambiaba continuamente con nuevos descubrimientos, algunos de ellos muy controvertidos.

Como otras disciplinas, la naturaleza de la paleontología suscita controversias que se dilucidan por medio de debates científicos, los cuales dan paso a una replicación independiente de las pruebas y la confirmación o rechazo de las mismas. Este método sería el indicado para verificar una reciente hipótesis que propone la presencia humana en Cuba desde hace 8,000 a 10,000 años, como resultado de un censo arqueológico aborigen realizado en la isla y citado por la Agencia Francesa de Prensa.

La hipótesis formulada por arqueólogos cubanos propone que los primeros habitantes de Cuba llegaron a la isla desde tierra firme continental por vía marítima. Cabe la posibilidad de que esto sea cierto, pero hasta ahora la teoría más aceptada es que la población del Caribe partió desde Venezuela y se extendió por el Arco de las Antillas hace alrededor de 5,000 años. No hace falta agregar que la mesa de la controversia está puesta y corresponde a los arqueólogos del Instituto de Antropología de La Habana demostrar cómo los aborígenes cubanos hicieron la travesía marítima 5,000 años antes de lo que se pensaba.

En 1996, arqueólogos isleños sorprendieron al mundo con el hallazgo de un cráneo negroide que según ellos tenía más de mil años de antigüedad en la zona de Canímar Abajo cerca de Matanzas. Habían obtenido el fechado por medio de la prueba del colágeno, proteína que constituye la mayor parte del tejido fibroso del cuerpo. Radio y Televisión Martí todavía se encontraban en Washington cuando El Nuevo Herald de Miami se hizo eco de este descubrimiento que podía alterar la historiografía americana.

Dado su importancia y las dudas que me asaltaron entonces como me asaltan ahora, presenté el caso al Dr. David Hunt, una autoridad en Antropología Física del Smithsonian Institution. Su respuesta, transmitida por el noticiero de TV-Martí, fue concisa: “No se conocen restos negroides en América con anterioridad a la llegada de los europeos y habría sido recomendable realizar, además del colágeno, la prueba del Carbono-14 para obtener un datado absoluto”.

No es primera vez que estos fallos ocurren. A principios del siglo pasado, el padre de la antropología cubana Dr. Luis Montané descubrió en una cueva de Sancti Spíritus el llamado Hombre del Purial, restos óseos a los que luego se dio el nombre de Homo cubensis. Restos importantes sin lugar a dudas pero malogrados cuando se intentó clasificarlos como hombre americano autóctono, hipótesis que fue rechazada por la comunidad científica. Ahora que se debate la fecha de la presencia humana en Cuba sería aconsejable recordar estas experiencias.

Tu opinión

Mostrar los comentarios

XS
SM
MD
LG