Enlaces de accesibilidad

Ambas mujeres, candidatas a las elecciones chilenas, tienen orígenes familiares muy semejantes, pero las decisiones de sus respectivos padres ejercieron una fuerte influencia en el futuro de cada una de ellas.

Las cuentas de los otros
“ni andar cobrándole al hijo
la cuenta del padre ruin
y no olvidar que las hijas
del que me hiciera sufrir
para tí han de ser sagradas
como las hijas del Cid".
Andrés Eloy Blanco

Uno de los sucesos más relevantes y positivos de los últimos años es el rol que ha ido asumiendo la mujer en la sociedad, particularmente en la política.

Podremos estar de acuerdo con las actuaciones de algunas mandatarias, discrepar con sus compromisos ideológicos y hasta cuestionar su conducta pública, tal y como hacemos con los hombres, pero es evidente que la llegada de la féminas al escenario político le dan a este un carácter más amplio, profundo y justo, que cuando la política era un predio exclusivo del sexo masculino.

A esta realidad debemos agregar el factor que se está presentando en Chile donde en las próximas elecciones presidenciales las favoritas son dos mujeres, con la particularidad de que ambas representan por herencia, un pasado que dividió a la nación y que todavía no ha sido superado del todo.

Las candidatas Evelyn Matthei, hija del general de la Fuerza Aérea, Fernando Matthei, exministro de Salud y miembro de la Junta Militar de la dictadura de Augusto Pinochet y Michelle Bachelet, hija del también general Alberto Bachelet, torturado por sus camaradas por oponerse al golpe militar y muerto en prisión en 1974, donde fue encerrado por "traición a la patria”.

Como se aprecia ambas mujeres tienen orígenes familiares muy semejantes, pero las decisiones de sus respectivos padres ejercieron una fuerte influencia en el futuro de cada una de ellas, determinando en cierta medida, las acciones de vida y los compromisos de cada una.

La médica pediatra Bachelet, 62 años, candidata a la Concertación de Partidos por la Democracia, perseguida política, exiliada, y ex presidente de la República, tuvo después del golpe una vida distinta a la de su rival, la ex ministra del Trabajo y economista Matthei, 60 años, candidata por la Unión Demócrata Independiente, permaneció en Chile en el círculo de gobierno, por lo que no padeció las angustias y sufrimientos de su rival.

La vida de ambas mujeres hace muy particular el proceso electoral chileno y abre una ventana de lo que puede ocurrir en otros países, con los hijos de los déspotas y los de sus opositores, ya que los antecedentes paternos de cada aspirante, pueden influenciar de forma determinante en la elección o derrota de un candidato.

Chile es un ejemplo de lo que puede ocurrir en Cuba cuando concluya el totalitarismo castrista y se establezca en la isla una sociedad en la que se respeten los derechos humanos, se celebren periódicamente elecciones plurales tal y como ocurre en los países del cono sur donde imperaron dictaduras militares, evidentemente distinta a la cubana, pero dictaduras a fin de cuentas.

Pero imaginemos unos comicios en Cuba con todas las garantías necesarias, donde un descendiente directo de los Castro o de cualquiera de sus testaferros, aspire a la presidencia de la República y que frente a ese candidato se esté postulando un hijo o nieto de uno de los muchos fusilados, apellidase Sorí Marín, Ramírez o Prieto, por solo citar tres apellidos de miles.

La situación para el elector puede ser compleja, aunque solo debería remitirse a los antecedentes del individuo.

Por ejemplo si el candidato fuese Mariela Castro, hija de Raúl Castro, la decisión no debería ser difícil para aquellos que consideran nefasta la dictadura de los hermanos Castro, no porque ella sea la hija del dictador sucesor, sino porque esta señora ha desempeñado importantes cargos en la dictadura que conduce su padre.

Ha sido una funcionaria importante del régimen, conoce las violaciones en las que el gobierno ha incurrido de forma sistemática y permanente.

Los mismos patrones deberían regir para otros descendientes de dictadores que hayan tenido participación en el gobierno de sus padres pero sería pernicioso para la sociedad en su conjunto, oponerse a un candidato que no ha estado vinculado por acción a una dictadura, a excepción del lazo sanguíneo con sus conductores.

En realidad los antecedentes familiares no deberían determinar en las decisiones de los electores. El voto debe emitirse en base a los valores y conducta del postulante, a la historia de vida del candidato, aunque en realidad a la mayor parte de las personas les resulta muy difícil superar la historia familiar del aspirante a un cargo público.

Ninguna persona está comprometida con las acciones de sus padres, solo de las propias, así como el elector es el responsable del gobierno que eligió, o del que resultó electo por su abstención.
  • 16x9 Image

    Pedro Corzo

    Pedro Corzo, Santa Clara, 1943. Trabaja en Radio Martí desde 1998. Conferencista y escritor. Residió en Venezuela durante doce años y colaboró allí en varios medios de información.

    Es presentador del programa Opiniones de WLRN, Canal 17 y columnista de El Nuevo Herald. Ha producido varios documentales históricos entre ellos Zapata, Boitel y Los Sin Derechos.

    Entre sus libros se cuentan Cuba, Cronología, Perfiles del Poder, La Porfía de la Razón, Guevara Anatomía de un Mito,  Cuba, Desplazados y Pueblos Cautivos y El Espionaje Cubano en Estados Unidos. 

    En mayo del 2017 recibió la Medalla de la Libertad que otorga el gobernador del estado de la Florida.

XS
SM
MD
LG