Enlaces de accesibilidad

¿Cómo y cuándo se agriaron las relaciones entre Cuba y EEUU?


Fidel Castro y Celia Sánchez.

El debate sobre cómo y cuándo se agriaron las relaciones entre Cuba y Estados Unidos parece no tener fin...

El debate sobre cómo y cuándo se agriaron las relaciones entre Cuba y Estados Unidos parece no tener fin, pero cualquiera diría que el tema goza del atractivo de una plaza de toros donde cada matador quiere ganarse una oreja. A cualquier precio, por más que la evidencia empírica indique que el presunto diferendo entre la isla y su vecino del norte es en realidad un pleito que estaba escrito en la pared o anunciado desde mucho antes de convertirse en causa célebre.
Carta de Fidel Castro a Celia Sánchez, el 5 de junio de 1958.
Carta de Fidel Castro a Celia Sánchez, el 5 de junio de 1958.

Ya hasta los niños de primaria saben que aún antes de bajar victorioso de las montañas Fidel Castro escribió una carta a su inseparable Celia Sánchez en la que manifestaba “cuando esta guerra se acabe empezará para mi una guerra mucho más larga y grande: la guerra que voy a echar contra ellos (los americanos). Me doy cuenta que ese va a ser mi destino”. Muchos años más tarde, convertido en figura mundial, Castro reiterará en multiples ocasiones su militancia comunista y solidaridad con cualquiera que busque activamente la destrucción de Estados Unidos.

Para Estados Unidos, desde luego, esa alharaca no sonaba a una canción de cuna sino tambores de guerra. Sin embargo, académicos como Nelson Valdés insisten en atribuir el desencuentro con Castro a intereses estadounidenses que buscaban justificar mayores presupuestos militares y recomendaciones de analistas calenturientos.

Estados Unidos, por supuesto, no es un convento de Carmelitas Descalzos sino una nación consciente del desafío universal que le ha tocado vivir. Como romanos, otomanos, españoles, británicos y otros tantos imperios que en su momento asumieron liderazgo mundial, Estados Unidos cumple con el momento histórico que le corresponde.

Que a uno le guste o no la política exterior de Estados Unidos es cosa esotérica o sencillamente preferencia ideológica. En ese sentido Nelson Valdés tiene una tarjeta de presentación insuperable: el libro que escribió con Rolando Bonachea, “Che: Obras escogidas de Ernesto Guevara”.

Tu opinión

Mostrar los comentarios

XS
SM
MD
LG