Enlaces de accesibilidad

Huele a queso


Vista de material presumiblemente bélico hoy, martes 16 de julio de 2013, dentro de un contenedor del barco norcoreano Chong Chon Gang, atracado en el muelle de Manzanillo de la caribeña ciudad de Colón, Panamá. Las autoridades de Panamá dijeron hoy que p

¿Por qué la cúpula gobernante cubana corre semejante riesgo por unas cuantas toneladas de material bélico del siglo pasado?

En 1943, las fuerzas aliadas idearon un ardid a fin de hacer creer a los nazis que el desembarco de las tropas aliadas en Francia se realizaría no por Normandía sino por el Paso de Calais. Organizaron un ejército fantasma de perfil tan persuasivo que el alto mando alemán tomó en serio la amenaza y se dio a la tarea de preparar una defensa idónea.

El truco alcanzó todo su esplendor cuando el alto mando aliado puso al frente del ejército fantasma a George Patton, el general más temido por los nazis y sin duda uno de los militares norteamericanos más carismáticos y un estratega comparable al cartaginés Aníbal Barca.

Es posible que ahora haya ocurrido una de esas operaciones de distracción en el caso del buque norcoreano Chong Chon Gang, detenido en Panamá trás descubrirse que transportaba 240 toneladas de armamento no declarado, oculto bajo miles de sacos de azúcar, que el gobierno cubano ha reconocido como suyo y calificado de obsoleto. Eso no tiene importancia, lo realmente grave es que Cuba ha violado las sanciones decretadas por la ONU contra Pyongyang.

¿Por qué la cúpula gobernante cubana corre semejante riesgo por unas cuantas toneladas de material bélico del siglo pasado? Esa chatarra huele a queso cuando se piensa que la confiscación del barco norcoreano coincide con otros dos hechos singulares: La Habana y Washington retoman conversaciones migratorias y el gobernante Nicolás Maduro anuncia al mundo que un poderoso sistema antiaéreo ya se está instalando en territorio marítimo y terrestre de Venezuela.

Una operación de distracción buscaría orientar el interés del adversario en dirección opuesta al objetivo real del que pone la carnada. Así burló Aníbal a los romanos y Patton a los nazis. Se desconoce por el momento cuál es el propósito exacto de lo que parece una nueva engañifa castrista, pero el precedente permite sospecharlo.

Tu opinión

Mostrar los comentarios

XS
SM
MD
LG