Enlaces de accesibilidad

Brasil no concederá asilo a Snowden


Edward Snowden.

Brasil había indicado la semana pasada que no respondería a la solicitud de asilo de Snowden

El canciller brasileño Antonio Patriota anunció el martes que el asilo solicitado por el prófugo excontratista de inteligencia estadounidense Edward Snowden "no será concedido" y dijo desconocer si aceptó la oferta de Venezuela.

"No responderemos la solicitud de asilo, no será concedido", dijo Patriota después de una reunión con su par uruguayo Luis Almagro en Brasilia.

"Por ahora se está buscando una solución para la situación del señor Snowden que por lo que sé se encuentra en Moscú", añadió el canciller.

Brasil había indicado la semana pasada que no respondería a la solicitud de asilo de Snowden.

La comisión de Relaciones Exteriores del Senado brasileño "manifestó su apoyo a un eventual pedido de asilo" de Snowden, dijo a la AFP un portavoz de la Cámara. Los senadores aprobaron también un voto de censura al gobierno estadounidense.

Además convocaron al canciller; a los ministros de Comunicación y Defensa, Paulo Bernardo y Celso Amorim respectivamente; al embajador de Estados Unidos en Brasilia Thomas Shannon; y al columnista de The Guardian en Rio Glenn Greenwald, que sacó a la luz los documentos de espionaje de Snowden, para hablar sobre el caso de espionaje.

El excontratista de la Agencia de Seguridad Nacional (NSA) estadounidense, sin pasaporte y varado en Moscú, está prófugo de la justicia de su país tras haber sido acusado de espionaje, después de filtrar a la prensa espectaculares informaciones sobre un programa norteamericano secreto de vigilancia de las comunicaciones mundiales.

O Globo, que tuvo acceso a varios de los documentos divulgados por Snowden, informó el domingo y el lunes que Brasilia formó parte de una red de 16 bases de espionaje operadas por los servicios de inteligencia de Estados Unidos, que intervinieron millones de llamadas telefónicas y correos electrónicos.

Según los documentos consignados por O Globo, el espionaje se extendió a varios países latinoamericanos, como Colombia y Venezuela.

La presidenta Dilma Rousseff indicó el lunes que si el espionaje extranjero es confirmado, éste sería una "violación de la soberanía" nacional y anunció que Brasil llevará el caso ante la Comisión de Derechos Humanos de la ONU.

Patriota señaló por su parte que Brasil está a la espera de una "respuesta formal" de Washington sobre las denuncias de espionaje en el país.

Patriota había manifestó antes que "el gobierno estadounidense está demostrando disposición al diálogo, lo que considero alentador, a pesar de que tenemos que profundizar las discusiones".
XS
SM
MD
LG