Enlaces de accesibilidad

Enemigos sólo en la cancha


Grandeza de los Grandes: James abraza a Duncan, su peor enemigo sobre las tablas.

Tras la victoria del Heat en el séptimo partido, LeBron James y Dwyane Wade se acercaron a mostrar su respeto y admiración al hombre punta de los Spurs, Tim Duncan.

Cuando los San Antonio Spurs barrieron 4-0 a los Cleveland Cavaliers en las finales de la NBA, temporada 2006-2007, Tim Duncan tuvo tiempo para acercarse a un joven LeBron James y ofrecerle en voz baja unas palabras de aliento.

Seis años más tarde, sería Duncan quien necesitaría el consuelo.

Mientras se alejaba de la cancha el jueves, después de que un valiente esfuerzo de San Antonio se quedara corto en el juego número 7 contra el Heat de Miami, el capitán de los de Texas se encontró con James y Dwyane Wade. Los dos vencedores abrazaron al más orgulloso de estos añosos Spurs que les habían obligado a darlo todo en la cancha para defender su título.

Tim Duncan de los Spurs trata de eevitar la canasta de LeBron James, capitán del Heat, en el 7mo partido de la final de la NBA 2013. (EFE)
Tim Duncan de los Spurs trata de eevitar la canasta de LeBron James, capitán del Heat, en el 7mo partido de la final de la NBA 2013. (EFE)
"Es uno de los más grandes de todos los tiempos", dijo Wade sobre Duncan, de 37 años, "Es un honor para mí haber podido librar esta batalla contra él. Y si a su edad todavía puedo hacer lo que él hace, habré tenido una fabulosa carrera. Así que sólo quería felicitarlo y darle las gracias por ser el contendiente que es".

Claro que, tal como las palabras de consuelo que Duncan le ofreció a James probablemente no calaron en el de Ohio en aquel momento triste del año 2007, la admiración y el respeto que le ofrecieron anoche dos de los mejores jugadores del deporte tampoco hicieron mucho por ayudar a Duncan a asimilar el hecho de que, pese a su colosal esfuerzo, un quinto campeonato acababa de escurrírsele entre los dedos.
XS
SM
MD
LG