Enlaces de accesibilidad

1963: El año del cuero duro


Alzados en el Escambray. Foto cortesía de Pedro Corzo.

Todas las semanas se producían combates y todas las noches se fusilaba al menos un cubano.

El historiador cubano Enrique Encinosa, autor de Escambray la Guerra Olvidada, señala que fueron los esbirros más fieles del castrismo, los efectivos que integraban las tropas elites de las mal llamadas Lucha Contra Bandidos, los que bautizaron ese año de 1963 como el del cuero duro, porque fueron muchos los combates que se produjeron entre las guerrillas que enfrentaron el totalitarismo con las huestes que ayudaron a imponer en Cuba una dictadura de más de cinco décadas.

Encinosa rescató del olvido la gesta de un número de cubanos que lo dieron todo por la tierra en que nacieron. Fue un trabajo duro, que demandó mucha investigación y en la que el autor contó con la asistencia de varios alzados y colaboradores que sobrevivieron a la lucha, entre ellos Enrique Ruano.

Todas las semanas se producían combates y todas las noches se fusilaba al menos un cubano.

Cierto que la Sierra del Escambray es en alguna medida el símbolo de la lucha guerrillera contra el castrismo, pero alzados en armas hubo en todo el país, incluidos los llanos matanceros, camagüeyanos y habaneros, al igual que en las montañas de Oriente y Pinar del Río.

Esta es una apretada síntesis de aquel aciago año, porque es imposible referir a todos los mártires.

A los cuatro días de enero, cerca del cementerio de Manicaragua, en las estribaciones del Escambray, once guerrilleros, incluido su jefe Porfirio Guillén, perdieron la vida en un cruento combate.

Febrero 28 cayó en el monte de las Cuarenta Caballerías con 12 de sus hombres el comandante Tomas San Gil, jefe de todos los insurgentes que operaban en el Escambray. Ese mismo día fue fusilado en Santiago de Cuba junto a otros dos guerrilleros Roberto Arias.

En marzo en un sitio conocido el Algarrobo cayeron 6 guerrilleros de la unidad que comandaba en capitán Ramón del Sol. Veinte días después es abatido en Limonares, Matanzas, el jefe guerrillero Juan José “Pichi” Catalá con cinco de sus hombres. En la misma provincia muere en combate Pedro “Perico” Sánchez con varios de sus hombres, entre ellos dos de sus hijos.

En Raisua, mayo 26, cerca de Encrucijada, Las Villas, muere en combate junto a nueve de los integrantes de su guerrilla el capitán Domingo González, “Mingo Melena”.

En el enfrentamiento de La Sortija, al sur de Las Villas como resultado de dos días de combate mueren siete guerrilleros que comandaba Manuel Tito Otero. El resto de los guerrilleros, todos heridos, lograron escapar.

El trece de julio en La Ceiba, Escambray, veintiún guerrilleros fueron asesinados. Todos habían estado presos por más de dos años en el presidio de Isla de Pinos y trasladados a Las Villas para su ejecución.

Aldo Chaviano, sobreviviente, recuerda la masacre con dolor. Primero fusilaron a dos, el resto con las manos atadas fue situado frente a un farallón. Recuerda que tres camiones alumbraron en lugar y que el fuego de fusilería no se hizo esperar, sesgando la vida de diecinueve hombres.

En septiembre la guerrilla que comandaba Demetrio “Nano” Pérez que operaba en el centro norte de Las Villas fue capturada. Dos meses después fue fusilado con seis de sus hombres. Ocho efectivos de la unidad que comandaba murieron en combate en un lapso de pocas semanas.

El 15 de octubre murió en combate, Palma Soriano, Oriente, el guerrillero Luis Arguello, unos días más tarde en Pinar del Río, cayó el jefe de las guerrillas de la provincia, Diomedes Hernández Falero. El mismo día fusilaron en Camagüey a tres insurgentes.

En la finca San Pedro, Corralillo, es cercado Agapito “Guapo” Rivera resultando gravemente herido. Su hermano Francisco murió al igual que otro hermano suyo y nueve primos.

En Guasimal, Las Villas, se produjo uno de los combates más cruentos de aquella guerra campesina. El comandante Maro Borges con una veintena de guerrilleros mal armados y con menos municiones fue cercado. Once murieron en el combate. Muchos resultaron heridos. Su hermano Elías recibió 17 impactos de bala, Raúl García también resultó gravemente herido. Ambos fueron apresados, pero Maro, aunque recibió un impacto de fusil en el pecho, logró escapar con el resto de sus hombres.

El 19 de diciembre, en los cañaverales del Central Portugalete, Las Villas, el comandante Luis Molina, que había escapado herido de La Sortija cae junto a cuatro miembros de la familia Otero y otros tres guerrilleros.

Un apretado resumen de un año extremo en la lucha contra el totalitarismo castrista que se ha caracterizado por la crueldad del régimen y el desprecio a la vida y los derechos de los ciudadanos.

Lamentablemente la lucha sigue, y los que sobrevivan es de esperar siempre honren a los que cayeron.
  • 16x9 Image

    Pedro Corzo

    Pedro Corzo, Santa Clara, 1943. Trabaja en Radio Martí desde 1998. Conferencista y escritor. Residió en Venezuela durante doce años y colaboró allí en varios medios de información.

    Es presentador del programa Opiniones de WLRN, Canal 17 y columnista de El Nuevo Herald. Ha producido varios documentales históricos entre ellos Zapata, Boitel y Los Sin Derechos.

    Entre sus libros se cuentan Cuba, Cronología, Perfiles del Poder, La Porfía de la Razón, Guevara Anatomía de un Mito,  Cuba, Desplazados y Pueblos Cautivos y El Espionaje Cubano en Estados Unidos. 

    En mayo del 2017 recibió la Medalla de la Libertad que otorga el gobernador del estado de la Florida.

Tu opinión

Mostrar los comentarios

XS
SM
MD
LG