Enlaces de accesibilidad

David Hockney sorprende con el arte high-tech


David Hockney

El artista plástico británico se consagra como uno de los pioneros del uso de la alta tecnología en la creación artística

Cada vez más las fronteras entre arte y ciencia se desdibujan, como viene a demostrarlo la exposición del pintor británico David Hockney "A bigger picture" (Una imagen más amplia).

Con esta muestra que presenta la Royal Academy of Arts de Londres, y que abrió al público hace unos días, no sólo Hockney se consagra como uno de los grandes paisajistas que ha dado el Reino Unido, sino como uno de los pioneros en usar la tecnología más reciente en su creación artística a sus 74 años de edad.

Hasta Newton, la práctica científica no se diferenciaba de la artística.

Los griegos no distinguían entre filósofos y artistas. Todo era techné, es decir, habilidad, técnica, destreza. El mejor ejemplo que se conoce es el de Leonardo, quien fundió como nadie en su quehacer la labor del artista y la del científico.

Pero la visión mecanicista de la realidad, respaldada por la revolución industrial, provocó el divorcio que Charles Percy Snow llamó en un ensayo “Las Dos Culturas”, donde describía dos sectores sociales muy diferenciados entre sí: los científicos, por un lado, y los artistas e intelectuales literarios, por otro.

Según Snow, mientras el científico investiga la realidad aplicando la lógica, el artista la aborda mediante la emoción y la imaginación.

Así han convivido las dos tendencias desde el siglo XVII hasta hoy, cuando la eclosión de las nuevas tecnologías audiovisuales las ha vuelto a fusionar, como lo demuestra la exposición de Hockney, que incluye muchas obras de este maestro del color, la mayoría óleos y acuarelas, y también muchas elaboradas con el iPad, lo que le confiere a la muestra una característica distintiva por mezclar medios pictóricos tradicionales con instrumentos de creación virtual.

Hockney regresó a su ciudad natal de Yorkshire (norte de Inglaterra) después de residir décadas en Estados Unidos, y si en el pasado experimentó con la Polaroid, ahora se ha entregado con gran entusiasmo a soportes que registran resultados más inmediatos como la ya mencionada tarjeta de Apple o el iPhone, “medios electrónicos que utiliza diariamente para enviar mensajes visuales a su familia y amigos, que le permiten pintar en minutos lo que con el óleo le llevaría horas, con lo que consigue captar la luz de otra manera", explicó el curador de la exposición, Marco Livingstone, durante la presentación a la prensa.

La exposición recoge algunos de los primeros paisajes pintados por Hockney cuando aún era estudiante en Bradford, ciudad donde nació en 1937, y otros de sus años en California, adonde emigró en 1964 en busca de “esa” luz que no encontraba en Inglaterra.

Tras más de treinta años en Estados Unidos, donde elaboró algunas de sus obras más icónicas (como "A bigger splash", de 1967, donde la figura antropomórfica ha desaparecido del cuadro, la única referencia al ser humano es el agua que salpica alguien que se ha lanzado a una piscina), Hockney decidió a finales de los noventa regresar al Reino Unido.

Los viajes en automóvil por Yorkshire para ir a visitar a su estimado Jonathan Silver hasta que murió le permitieron, según Livingstone "redescubrir el paisaje de su juventud y observar los cambios de estación" en el norte inglés, muy diferentes al eterno verano californiano.

La exposición de la Royal Academy, que será uno de los éxitos del año en el Reino Unido, se centra en obras realizadas por Hockney cerca de su hogar entre 2004 y 2011, la mayoría de ellas pinturas de un mismo lugar en diferentes momentos del día (quizá un homenaje a Monet que pintó más de treinta veces la catedral de Rouen para captar la incidencia cambiante de la luz sobre la fachada a diferentes horas del día) o estaciones del año.

También se pueden ver videos de paisajes elaborados por el artista simultáneamente con varias cámaras digitales, cuyas imágenes contrapone a modo de "collage" de la misma manera que hizo con las fotografías en los años ochenta y noventa y que ahora realiza con sus óleos compuestos sobre numerosos lienzos.

David Hockney es considerado por la crítica el más grande artista británico vivo y ahora uno de los más exitosos en hacer uso de las nuevas tecnologías, las que le permiten entregarnos, como reza el título de su exposición, una imagen más amplia.

Recomendamos

XS
SM
MD
LG