Enlaces de accesibilidad

Los presidentes de EEUU y China se reúnen en California


El presidente chino, Xi Jinping y su esposa Peng Liyuan en el Gran Palacio del Pueblo en Pekín (China).

Obama cuestionará al mandatario chino sobre la ciberseguridad.

Una cumbre entre las dos primeras potencias económicas del mundo está tomando forma en un contexto de todo menos relajado, con una China en busca mayor protagonismo en el tablero global y un Estados Unidos en retroceso, sobre todo en la batalla por el ciberespacio, informa la agencia Reuters.

El presidente estadounidense Barack Obama y el recién instalado presidente chino Xi Jinping se encontrarán el viernes en el sur de California en una reunión relativamente informal que busca que ambos líderes se conozcan fuera de los focos de Washington.

Los encuentros de alto nivel entre EEUU y China de las últimas décadas no han podido igualar la histórica visita de Richard Nixon a la China comunista en 1972, que terminó con décadas de distanciamiento entre Washington y Pekín.

Pero los expertos en China dicen que si Obama y Xi pudieran llegar a un entendimiento personal - algo de lo que carecieron los anteriores presidentes de EEUU y el rígido predecesor de Xi, Hu Jintao - y alcanzar al menos un pequeño progreso en materias importantes, la cumbre podría tener relevancia histórica.

El buen ambiente del lujoso complejo en el desierto cercano a Palm Springs podría ser agriado si Obama adopta una línea dura con Xi a propósito de los ciberataques a información confidencial de EEUU.

Mientras China teme que EEUU esté tratando de encerrarla militarmente con su proyecto de "pivotar hacia Asia", la disputa sobre los conflictos informáticos es la cuestión más urgente para Obama.

"El presidente quiere tener una dura y firme conversación a puerta cerrada con Xi Jinping sobre preocupaciones específicas", dijo un alto cargo EEUU sobre la cuestión de la ciberseguridad.

"Los problemas y las actividades que tienen que ver con China tienen un efecto perjudicial para nuestras empresas, en nuestros intereses y en nuestra relación".

El responsable dijo que Obama no evitaría poner sobre la mesa los asuntos importantes para EEUU como los ciberataques, ni tampoco aceptaría que China alegara que ella también es una víctima de las intrusiones informáticas desde el extranjero.

En los dos días que durará en encuentro con Xi, Obama probablemente también discutirá sobre Corea del Norte, el comercio mundial y las disputas territoriales de China en sus mares del Sur y el Este.

Según Reuters, las negociaciones suponen una oportunidad para que Obama se anote un éxito en su política exterior, en un momento en el que la falta de intervención norteamericana en Siria lastra severamente al presidente.
XS
SM
MD
LG