Enlaces de accesibilidad

Biorat, un matarratas cubano con Salmonella


Estas ratas, alojadas en jaulas en Dong Thap (Vietnam), esperan a ser preparadas para ser vendidas a los clientes.

Supuestamente, este rodenticida producido por Cuba en Vietnam es anodino para el ser humano. Otra cosa piensan centificos estadounidenses y de la OMS.

En Cuba, donde la infestación de vectores en las ciudades se debe sobre todo a la recogida morosa de la basura (salvo cuando se acerca un huracán), los centros de epidemiología del Estado tradicionalmente han usado contra las ratas y otros roedores la warfarina, un veneno que causa hemorragia interna a estos indeseables, y cuyo nombre se usa jocosamente en el argot criollo para identificar un incierto licor de fabricación casera.

Ahora, la agencia Associated Press nos entera de que una empresa cubana está produciendo en Vietnam desde hace años un rodenticida registrado como Biorat, basado en una cepa de la peligrosa bacteria Salmonella, que la compañía asegura es inofensiva para los humanos. No importa si la Organización Mundial de la Salud o los Centros de Control y Prevención de Enfermedades (CDC) de EE.UU afirman lo contrario.

LO QUE IMPORTA ES EL CA$H

La empresa, Labiofam, se dedica a obtener divisas para el gobierno cubano principalmente en países del Tercer Mundo, donde los controles sanitarios son menos estrictos y no tienen que preocuparse por las restricciones del embargo estadounidense.

Así, Labiofam ha comercializado en Latinoamérica y otras regiones un fármaco contra el cáncer derivado del veneno del escorpión azul, que en su versión original (Escozul) prometía vencer a la enfermedad, pero que actualmente se vende en una versión diluida (Vidatox) por 200 dólares la dosis, prometiendo solamente mejorar la calidad del vida del paciente.

Otra división de Labiofam es la de los bioplaguicidas. Bajo esta categoría la empresa ha comercializado en Africa sus larvicidas Griselesf y Bactivec, que se supone destruyen en estado de larva a especies de mosquitos transmisores de enfermedades tropicales como el Aedes Aegypti y el Anopheles. Sin embargo, los preparados han sido criticados por organizaciones internacionales de salud al menos en el caso de la lucha contra la malaria, alegando que desempeñaron un papel muy modesto.

Dentro de la misma categoría de los bioplaguicidas cae el Biorat, que Labiofam anuncia como un “producto efectivo, biodegradable y económico”, que “actúa eficazmente sobre ratas y ratones entre el quinto y décimo día después de la ingestión del producto, controlando totalmente la plaga”.

Una de las propuestas exclusivas de venta del Biorat es que supuestamente no necesita esas advertencias que traen otros raticidas respecto a los riesgos del consumo humano y qué hacer en caso de ingerirlos accidentalmente.

Porque a pesar de que “este rodenticida está constituido por un cultivo bacteriano de Salmonella enteritidis variedad Danysz”, se asegura que la variedad es “patógena específica para ratas y ratones” y “por sus características e inocuidad al hombre y otras especies, ha sido utilizado en el control de brotes epidémicos de leptospirosis (Nicaragua), peste bubónica (Perú), fiebre hemorrágica (Bolivia), además de quedar demostrada su eficacia en la disminución de la pérdida de las cosechas y graneros” en países como Vietnam, Ecuador y Bolivia.

¿SALMONELLA INOFENSIVA?

Salmonella es el nombre dado a un género de bacterias que son la causa más común de intoxicación alimentaria en los Estados Unidos. En 2011, la Salmonella fue responsable de alrededor de 1 millón de intoxicaciones y por lo menos 29 muertes, según los CDC. La mayoría de las personas con salmonelosis padecen diarrea, fiebre, dolor abdominal y vómitos. Es especialmente peligrosa para los niños pequeños y los ancianos.

El cable de AP revela que en Europa se utilizó una cepa de salmonella en venenos para ratas hasta la década de los 60, pero luego su uso fue prohibido debido a que se la relacionó con varias muertes y enfermedades en seres humanos.

Y mientras que Labiofam asegura que ha aislado para su producto una cepa diferente a la utilizada entonces, los CDC afirman que que se trata de la misma cepa, de acuerdo con sus investigaciones. Una que, según un informe emitido en 2004 por ese prestigioso organismo estadounidense, podría ser incluso empleada en un ataque bioterrorista.

"Hay muchas preguntas, ¿por qué quieren usar algo que no ha sido aprobado por los CDC?," dijo a AP Grant Singleton, experto en biología y control de los roedores en el Instituto Internacional de Investigaciones del Arroz. "Su eficacia es cuestionable. No he visto ningún ensayo publicado en la gran prensa científica, y revisado por otros expertos, que demuestre que es eficaz", agregó.

Singleton también llamó la atención sobre un ingrediente del veneno que sus responsables rara vez mencionan: el Biorat contiene una pequeña cantidad de… exactamente, warfarina (el agente químico, no el misterioso licor criollo) Aunque la literatura de mercadeo de la empresa se refiere a la sustancia química sólo como un "catalizador", en el paquete se especifica que se trata de warfarina. El científico sugirió que a fin de cuentas podría ser este agente el que en realidad está matando a las ratas.

MERCADEO IDEOLÓGICO

Tuyet, vendedora en Dong Thap (Vietnam), prepara los roedores para un cliente.
Tuyet, vendedora en Dong Thap (Vietnam), prepara los roedores para un cliente.
Vietnam es un lugar ideal para la producción del Biorat: excelentes relaciones de “hermandad” ideológica con La Habana; no está sujeto a las limitaciones de importación que entraña para Cuba el embargo de EE.UU; su cosecha de arroz (segundo exportador mundial después de Tailandia) sufre, como las del resto de la región, un 15 % de merma debido a la acción de los roedores; y es un magnífico trampolín para la expansión de las ventas del producto de Labiofam en los numerosos países arroceros que le rodean.(Aunque quizás el mejor bioplaguicida con que cuentan ese país y la región es el peculiar gusto de Vietnam y otros pueblos asiáticos por la carne de las ratas).

Aunque el Biorat –más caro que los rodenticidas tradicionales y necesitado de refrigeración—no se ha abierto mucho camino en los mercados de Asia, sí ha captado tajadas de mercado en algunas regiones ¿Cómo? Pues a través de compras subsidiadas por los gobiernos, según admitió a AP Nong Minh Suu, un vendedor vietnamita del producto que lo promueve mediante una especie de acto circense: poniéndose en la boca unos granos de arroz con Salmonella y escupiéndolos enseguida.

Un ejemplo de lo anterior es que el principal importador del Biorat es Angola, un país cuyo gobierno tiene un compromiso histórico con el de Cuba, y adonde van una buena parte de las 2.000 toneladas del bioplaguicida que produce cada año la fábrica cubano-vietnamita de 100 trabajadores.

"Ellos son muy buenos consiguiendo que algunos gobiernos les paguen un montón de dinero por productos que parecen ser deficientes", dijo a AP María Werlau, una cubanoestadounidense miembro de la Asociación para el Estudio de la Economía Cubana.

"Usted no encuentra en Cuba el mismo nivel de exigencia al gobierno que existe en otros países. No hay manera de someter a un escrutinio lo que está pasando. Es por eso que comercializan estos productos en el mundo subdesarrollado”.
  • 16x9 Image

    Rolando Cartaya

    Rolando Cartaya (La Habana, 1952) Graduado de Periodismo, Universidad de La Habana 1976. Ha trabajado en la página cultural de Juventud Rebelde, la agencia UPI, el servicio Worldnet y como editor de las revistas “Newsweek”, “Discover” y “Motor Trend” en español. Ha traducido más de 20 libros para la editorial cristiana Thomas Nelson, Inc. Con Radio Martí desde 1989, ha sido editor, redactor, reportero, y director y guionista del programa “Sin Censores ni Censura”. Actualmente trabaja en martinoticias.com. Fue vicepresidente en la isla del Comité Cubano Pro Derechos Humanos.

Tu opinión

Mostrar los comentarios

XS
SM
MD
LG