Enlaces de accesibilidad

Indalla queda en Cuba


Indalla, entre Marianao y La Lisa

Bajo torres de alta tensión, cerca del río Quibú, surgió este "llega y pon", donde el año pasado hubo tres casos de cólera.

Indalla es un asentamiento poblacional en plena capital cubana, desconocido hasta por el mismísimo presidente del gobierno del territorio en que está enclavado.

Ubicado en el límite entre los municipios de Marianao y La Lisa, hacia el oeste de La Habana, este barrio marginal fue d donde el cólera mientras las unidades de sanidad hacían un pesquisaje en el área.

El cólera en Marianao tuvo un impacto tremendo el pasado año, lo que mantuvo a las autoridades sanitarias en alerta durante varias semanas. Algunas de estas inspecciones llegaron a Indalla, contaminada por los efluvios del atacado río Quibú, y donde se registraron tres casos de cólera.

Las familias pobres que allí habitan, nunca habían tenido el “privilegio” de ser visitadas por el presidente municipal, y allí sobreviven todavía, en casas ilegales, casi todas sin número que las identifique.

Varias de las viviendas de este “llega-y-pon” ocupan el área debajo de un tendido de electricidad de alta tensión, lo cual es ilegal y altamente peligroso para sus propias vidas, pero al parecer el gobierno local hace la vista gorda, al no tener opciones que brindarles.

El asentamiento se fundó de modo informal hacia finales de la década del 80 y principios de los 90, cuando se planeaba hacer por esa área un laboratorio del Instituto Superior Politécnico José Antonio Echeverría (CUJAE).

Por ese motivo se trasladaron al sitio gran cantidad de materiales, pero la obra se detuvo con la llegada del Período Especial. Pese a la frustración de los planes, muchas de las personas se quedaron en el asentamiento, y trabajaban en el comedor de la CUJAE.

Algunos, según declaraciones de un vecino, sembraban marihuana y la vendían al módico precio de 5 pesos cubanos la chapita de botella de cerveza.

Actualmente, las paredes de los muros del lugar muestran simbologías típicas de los abakuá, pero lo cierto es que, aunque intentaron fundar un Juego, la iniciativa fue rechazada por otras organizaciones religiosas colindantes.

Solo esperemos que el gobierno se detenga con más frecuencia por estos lares, pero no para desalojarlos (como acaba de suceder en Guanabo), sino para ayudar a estas familias cubanas, que sobreviven en muy difíciles condiciones.

(Publicado en el portal Havana Times el 27 de mayo de 2013)

Tu opinión

Mostrar los comentarios

XS
SM
MD
LG