Enlaces de accesibilidad

Califican de "gravísimo" escándalo de escuchas de administración Obama


El secretario de Justicia de EEUU, Eric Holder.

La organización Reporteros sin Fronteras (RSF) calificó hoy de "infracción gravísima" de la libertad de información la "violación de las comunicaciones telefónicas" presuntamente cometida contra reporteros y oficinas de la agencia de noticias Associated Press (AP).

La agencia estadounidense de noticias Associated Press (AP) denunció hoy que el Departamente de Justicia realizó grabaciones secretas de las llamadas telefónicas de reporteros y editores de la compañía.

"Una intromisión enorme y sin precedentes en cómo los medios consiguen las noticias", calificó AP las escuchas realizadas durante dos meses, abril y mayo de 2012, a 20 líneas telefónicas, resaltó AP.

"No hay justificación posible para esa enorme recopilación de comunicaciones telefónicas", escribió el presidente de AP, Gary Pruitt, en una carta de protesta al fiscal general, Eric Holder.

"El gobierno de Estados Unidos pudo conseguir con esos datos una perspectiva detallada del trabajo de la agencia sin que de ninguna manera estuviera facultado para ello. Consideramos ese trato del Departamento de Justicia como una injerencia en el derecho constitucional de AP a recabar y dar noticias", agrega la carta.

Las autoridades informaron de lo sucedido hace pocos días a la propia agencia.

La emisora CNN citó a fuentes del Departamento, que aseguran que se respeta la libertad de prensa, pero que recalcan que en las investigaciones se debe encontrar el equilibrio entre el flujo libre de información y el uso justo y efectivo del derecho penal.

Aunque se desconocen los motivos de las escuchas, AP recuerda que hay abierta una investigación criminal para saber quién pudo suministrar la información con la que la agencia publicó el 7 de mayo de 2012 que la CIA había desbaratado un plan terrorista de Al Qaida en Yemen contra un avión que iba a volar a los Estados Unidos.

La organización Reporteros sin Fronteras (RSF) calificó hoy de "infracción gravísima" de la libertad de información la "violación de las comunicaciones telefónicas" presuntamente cometida contra reporteros y oficinas de la agencia de noticias Associated Press (AP).

"Suscribimos las palabras de Gary Pruitt, director general de AP, quien denuncia una 'intromisión masiva y sin precedentes'", en una comunicación enviada el secretario de Justicia de EEUU, Eric Holder.

"Reporteros sin fronteras pide al Departamento de Justicia que acceda sin demora a la petición de AP de entregarle -o destruir- los datos de los teléfonos. Estimamos también que hechos tan contrarios a las garantías constitucionales exigen un examen ante una comisión de investigación del Congreso", agrega RSF en un comunicado.

Además, la organización con sede en París "constata con preocupación que la administración federal actual no ha roto con las prácticas en vigor durante el doble mandato de George W. Bush, que sacrificaron los datos privados y sobre todo el derecho de los ciudadanos a estar informados", añade.

RSF considera que este suceso demuestra la necesidad de que haya en Estados Unidos una ley federal "en materia de protección de fuentes (federal shield law). Un principio que 34 Estados de la Unión reconocen, en diversos grados, en su legislación".

Tu opinión

Mostrar los comentarios

XS
SM
MD
LG