Enlaces de accesibilidad

Maduro pide ayuda urgente a Brasil


El presidente de Venezuela Nicolás Maduro (i) saluda a su homóloga brasileña Dilma Rousseff (d) hoy, jueves 9 de mayo de 2013, en el Palacio Presidencial de Planalto en Brasilia (Brasil).

Lanzó además un pedido de ayuda para que "Venezuela pueda enfrentar la actual crisis enérgetica que ha provocado apagones en el país"

El presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, pidió el viernes a su homóloga brasileña, Dilma Rousseff, una ayuda urgente de productos alimentarios para abastecer a su país, según el diario El País.

Junto a esa petición de alimentos, el presidente venezolano pidió también ayuda a Brasil para desarrollar, lo que llamó una "revolución agrícola" en Venezuela. Por último lanzó al gobierno de Rousseff un S.O.S para que Venezuela pueda enfrentar la actual crisis energética que ha provocado apagones en el país".


Después del encuentro con la presidenta brasileña, Maduro sostuvo una reunión con los ministros de Agricultura de Brasil y Venezuela para concretar la clase de alimentos que Brasil debería proveer a los venezolanos. Entre otros figuran como más urgentes, azúcar, aceite, harina de maíz y leche.

Durante su encuentro con los brasileños, Maduro no perdió la oportunidad para acusar a los opositores de su gobierno de esconder dichos alimentos.


En lo que se refiere a la falta de energía, el asesor de la Presidencia de la República de Brasil para Asuntos Internacionales, Marco Aurélio García, puntualizó que “Venezuela tiene gas, tiene petroleo, no debería sufrir falta de abastecimiento de energía” y añadió, “Los problemas que están ocurriendo en aquel país debe ser más bien debidos a la distribución y a la manutención de equipamientos”.


Curiosamente, Maduro hizo un elogio sin matices de su gobierno y que contrastaba con las peticiones de ayuda para resolver los graves problemas que lo afectan. “Hemos construido un sistema electoral casi perfecto. Nuestro país es un país profundamente democrático, con un sistema moderno, avanzado y confiable”, ha expresado el mandatario venezolano.

Mientras tanto, fuera del Palacio del Planalto, donde sostuvieron el encuentro los presidentes, grupos de manifestantes demostraban su disgusto por la visita de Maduro y su reunión con Dilma, y mostraban pancartas que decían: “Maduro, la legitimidad no se compra”.


Según El País, en el encuentro del líder del gobierno venezolano con el expresidente Lula da Silva antes del encuentro oficial con Dilma, "Maduro se desparramó en elogios." Se reunieron en la embajada de Venezuela en Brasilia por casi dos horas, tiempo que Dilma estuvo esperando para la ceremonia oficial y que hizo ironizar al afirmar "que Maduro había secuestrado a Lula".

http://internacional.elpais.com/internacional/2013/05/10/actualidad/1368198694_881553.html

Tu opinión

Mostrar los comentarios

XS
SM
MD
LG