Enlaces de accesibilidad

Síndrome de muerte súbita en los lactantes


Una mujer carga un bebé en un albergue en el municipio de La Coloma, provincia de Pinar del Río.

Se considera el síndrome de muerte súbita como un proceso causado por varios factores. En la actualidad se puede reducir los riesgos, pero todavía se desconoce los mecanismos que llevan al des

Luego del primer mes de vida de un bebé uno de los eventos más preocupantes por su alta incidencia es la muerte súbita. Esta patología se refiere a la muerte repentina e inesperada de un lactante aparentemente sano. En la mayoría de los casos los padres encuentran muerto al bebé después de haberlo puesto a dormir, no mostrando signos de haber sufrido.

Se considera el síndrome de muerte súbita como un proceso causado por varios factores. En la actualidad se puede reducir los riesgos, pero todavía se desconoce los mecanismos que llevan al desenlace mortal.

Los lactantes que muestran una mayor incidencia de este trastorno son los prematuros con apneas o pausas prolongadas sin respirar, o que sufren de algún tipo de displasia bronco-pulmonar. También aquellos hermanos posteriores o gemelos de uno que haya padecido el síndrome. O los que han presentado algún episodio aparentemente letal, con cuadro de dificultad respiratoria, cambios de coloración y pérdida de tono muscular o fuerza.

Hay una serie de factores de riesgos que se han establecido estadísticamente que es necesario conocer y tratar de eliminar en lo posible, en busca de evitar la aparición del síndrome. Entre ellos están:

La exposición del bebé al humo del tabaco, pues en los resultados de las autopsias se ha demostrado que los niños que mueren a consecuencia de este síndrome tienden a tener concentraciones de nicotina en sus pulmones superiores a los fallecidos de otras causas. El acostar al bebé boca abajo, sobre su estómago. No usar la lactancia materna. Exceso de ropa de cama y el colchón demasiado blando, donde se puede hundir el rostro del lactante. Embarazo demasiado pronto luego de un parto anterior. Cuidado inadecuado de la madre durante el embarazo. Consumo de drogas por parte de la madre.

Según algunas investigaciones, es muy beneficioso que los padres sigan algunas recomendaciones que están, de alguna forma, "protegiendo" a los niños del síndrome de muerte súbita:

Hay que quitarle las almohadas y cojines gordos o colchas gruesas a la cuna, ya que podrían ahogar al lactante. Los niños sanos deben dormir en posición boca arriba, no obstante, aquellos bebés con reflujo gastro-esofágico deben hacerlo de costado o boca abajo. Se debe garantizar una atmósfera libre del humo de los cigarrillos, antes del nacimiento y luego del mismo. La temperatura recomendable en la habitación del lactante es entre 18 y 20 grados centígrados. Y es muy importante el uso de la alimentación mediante la lactancia materna.

Y algo curioso y extremadamente importante es que científicos australianos han descubierto recientemente que el chupete o biberón previene la muerte súbita del lactante porque mejora el control cardíaco del recién nacido.

Por lo pronto, los científicos siguen enfrascados en la búsqueda de la etiología concreta de este preocupante y doloroso trastorno que afecta principalmente a lactantes entre uno y seis meses de edad.
XS
SM
MD
LG