Enlaces de accesibilidad

Venezuela: Opresión o Libertad


El presidente de Venezuela, Nicolás Maduro.

La división de la nación no es exclusiva responsabilidad del flamante Presidente. Su predecesor fue un generador de tormentas sociales y un odiador de oficio.

Hugo Chávez cometió numerosos errores, pero creó una clase política y económica que sin dudas estaría eternamente agradecida a su memoria sino hubiera seleccionado a Nicolás Maduro como su heredero.

Maduro es un desastre en toda la extensión de la palabra. Como presidente encargado incurrió en más pifias que Chávez en sus trece años de desgobierno, que es mucho decir; pero como candidato su conducta fue deplorable. Sus declaraciones, propuestas y conducta, fueron un compendio de payasadas que es de esperar hayan avergonzado a sus propios partidarios.

En consecuencia sus rivales y adversarios en el Estado mayor del chavismo, deben estar haciendo una excelente cosecha de sus errores y preparando estrategias que les posibiliten desplazarlo en cuanto les sea oportuno. Tarea a cumplir cuando la sobrevivencia del incomprensible Socialismo del Siglo XXI no esté en peligro.

Por supuesto, el que presumimos más importante adversario de Maduro, Diosdado Cabello no quedo atrás. El despotismo y abuso de poder del que hizo gala en la Asamblea Nacional, dejó apreciar a los más crédulos que el oficialismo, sin importar tendencias, no respeta para nada los valores democráticos ni las diferencias en las ideas.

Se vislumbra una lucha de extremos. Un populismo exacerbado que motive las pasiones más bajas entre líderes. Ladrar alto, fuerte y morder con furia, son fundamentales para comandar una oligarquía política económica que no quiere perder los privilegios adquiridos a base de engañar y manipular a los que están a favor de una sociedad más justa.

También se pudo valorar, como pocas veces en el pasado, el control que ejerce el Ejecutivo sobre los poderes públicos. La conducta de las presidentas del Consejo Nacional Electoral, como la del Tribunal Supremo de Justicia, fue para favorecer únicamente al oficialismo, pero como la voluntad popular se hizo sentir, las esferas más altas del oficialismo debieron aceptar una auditoría que en principio rechazaron.

Maduro aceptó de mala gana un conteo que de resultar a su favor le otorgará la legitimidad que necesita para gobernar un país profundamente escindido.

Es de suponer que sus aliados extranjeros le forzaron a aceptarla y se aprecia por declaraciones del presidente de Chile, Sebastián Piñera, que un número importante de los gobiernos que integran UNASUR, a pesar de que simpatizan con el chavismo, estuvieron a favor de la auditoría, pero sin dejar de reconocer en Maduro el nuevo presidente de Venezuela, algo así como estar conscientes de que no habrá revocación.

Una muestra de la doble moral que ejemplifica la decadencia de valores de nuestro continente.

Maduro no ha dejado de ser procaz y agresivo, aún después de aceptar la auditoría, una actitud contraria a los intereses de un proyecto político que pretende imponerse en un país que está dividido como nunca antes en su historia. Sus groserías y vulgaridades es de esperar vayan en aumento. Su plan es imitar a Chávez en todo y considera que para lograrlo, es primordial la procacidad en el trato y el lenguaje.

Por supuesto, la división de la nación no es exclusiva responsabilidad del flamante Presidente. Su predecesor fue un generador de tormentas sociales y un odiador de oficio.Chávez, fue el primer promotor de la intolerancia y sectarismo que sufre Venezuela. Sus discursos fueron agresivos y descalificadores de cualquier persona o institución que se opusiera a sus proyectos y su delfín simplemente actúa en consecuencia.

Fue Hugo Chávez, hay que tener eso presente porque hay quienes pretenden encontrar en el difunto virtudes que le faltan a Maduro, quien con la complicidad de Nicolás, Cabello y otros muchos, incluyendo un amplio sector de las Fuerzas Armadas, condujo al país a niveles de corrupción, crispación social, inseguridad pública y una debacle económica que no tienen precedentes en el país.

Por otra parte, numerosos estudiosos de la situación venezolana opinan que si Nicolás Maduro ocupa en este momento la primera magistratura del país no es exclusivamente por consecuencia del fraude ni de los abusos de poder - porque no hay dudas que cualquier candidato oficialista habría ganado gracias al control que sobre los poderes del Estado ejerce el Ejecutivo- sino porque los Castro lo impusieron, ya que era el único partidario del caudillo muerto que podía garantizar la continuidad de los cuantiosos subsidios de Venezuela a la isla.

El futuro de Venezuela está en juego, pero también el del resto del continente. La democracia es lo único que garantiza libertad y justicia y en consecuencia, progreso económico.

Es necesaria la unidad de la oposición nacional y la solidaridad internacional. Si en el siglo XIX, Simón Bolívar fue el más importante promotor de la soberanía de nuestras naciones, en el XXI se debate en la tierra del Libertador, si el modelo político de Fidel Castro, remozado por Hugo Chávez, puede aplastar nuestros derechos ciudadanos, la soberanía de cada uno de nosotros sobre nuestros actos.
  • 16x9 Image

    Pedro Corzo

    Pedro Corzo, Santa Clara, 1943. Trabaja en Radio Martí desde 1998. Conferencista y escritor. Residió en Venezuela durante doce años y colaboró allí en varios medios de información.

    Es presentador del programa Opiniones de WLRN, Canal 17 y columnista de El Nuevo Herald. Ha producido varios documentales históricos entre ellos Zapata, Boitel y Los Sin Derechos.

    Entre sus libros se cuentan Cuba, Cronología, Perfiles del Poder, La Porfía de la Razón, Guevara Anatomía de un Mito,  Cuba, Desplazados y Pueblos Cautivos y El Espionaje Cubano en Estados Unidos. 

    En mayo del 2017 recibió la Medalla de la Libertad que otorga el gobernador del estado de la Florida.

Tu opinión

Mostrar los comentarios

XS
SM
MD
LG