Enlaces de accesibilidad

Condenan a diputado ecuatoriano por injurias a Correa


Asamblea Constituyente de Ecuador

El asambleísta adelantó que agotará todos los recursos legales para apelar la sentencia, incluso en instancias internacionales, y aseguró que continuará fiscalizando al Gobierno.

El legislador Cléver Jiménez y otros dos ecuatorianos fueron sentenciados por injurias contra el jefe de Estado, Rafael Correa, en una querella derivada de la revuelta policial de 2010, informó este miércoles el abogado del gobernante, Caupolicán Ochoa, citado por la agencia Efe.

La jueza Lucy Blacio, de la Corte Nacional de Justicia, sentenció a un año y medio de prisión y el pago de una multa de 31 dólares cada uno a Jiménez, del movimiento indígena Pachakutik, y al exdirigente sindical petrolero Fernando Villavicencio.

Ochoa dijo a la radio FMmundo que la jueza sentenció además a Carlos Figueroa, secretario de la Federación Médica Ecuatoriana, a seis meses de prisión y una multa de ocho dólares, y apuntó que se dispuso la suspensión de los derechos de ciudadanía de los sentenciados por tiempo igual al de la condena.

Asimismo, Ochoa añadió que la jueza dispuso que los tres sentenciados ofrezcan disculpas públicas a Correa por medios escritos, televisados y radiales.

En cuanto a la reparación económica, se dispuso el pago de una "remuneración actual del ciudadano Rafael Vicente Correa Delgado calculada por cada uno de los meses desde el 4 de agosto de 2011, fecha en que se presentó la denuncia calificada como maliciosa y temeraria, hasta la notificación de la presente sentencia", dijo.

En esa fecha, Jiménez, Villavicencio y Figueroa presentaron ante la Fiscalía una denuncia en contra de Correa por los hechos ocurridos el 30 de septiembre de 2010 cuando hubo una protesta policial por temas salariales, que derivó en una revuelta que el Ejecutivo interpretó como un intento de golpe de Estado.

El legislador Jiménez puso en duda la versión del Ejecutivo en el sentido de que en aquella revuelta el mandatario fue retenido por policías en un hospital de la institución, del que fue rescatado tras una operación militar en medio de un intenso tiroteo.

Según Jiménez, Correa presuntamente se refugió en una universidad cercana al hospital policial, desde donde, según él, preparó su rescate y volvió al centro hospitalario para ser liberado.

Esa denuncia no fue acogida por la Corte Nacional de Justicia, que la calificó de temeraria y maliciosa, al no haber demostrado sus acusaciones, por lo que el mandatario inició un juicio por injurias.

En declaraciones a la prensa, Jiménez dijo este miércoles que no le debe ninguna disculpa al gobernante ecuatoriano y adelantó que agotará todos los recursos legales para apelar la sentencia, incluso en instancias internacionales, y aseguró que continuará fiscalizando al Gobierno.

Tu opinión

Mostrar los comentarios

XS
SM
MD
LG