Enlaces de accesibilidad

Boston: detalles del terror


Los que acudieron a ayudar a las vííctimas tuvieron que aplicarles torniquetes para evitar que se desangraran (video AFP).

De 25 a 30 personas perdieron un pie, una pierna o las dos a causa de las dos bombas que estallaron cerca de la meta del maratón. Otros dos artefactos fueron desactivados.Las 140 víctimas sufrieron además fracturas, heridas de metralla o tímpanos reventados.

Las bombas que estallaron con segundos de diferencia cerca de la línea de meta del maratón de Boston dejaron las calles salpicadas de cristales y sangre, tres personas muertas y más de 140 con lesiones y mutilaciones, así como interrogantes sobre quién pudo haber perpetrado el ataque y por qué.

Investigadores federales confirmaron que nadie se ha atribuido la responsabilidad del devastador atentado, en una de las festividades cívicas más famosas de la ciudad: el Día de los Patriotas. Sin embargo, el suceso disparó las alarmas sobre otro ataque terrorista en Estados Unidos, tras las explosiones en un acto público, entre miles de espectadores.

Durante una breve declaración desde la Casa Blanca después de los estallidos, el presidente Barack Obama fue cuidadoso en evitar las palabras "terror" o "terrorismo”, pero un funcionario del gobierno dijo que los ataques se están manejando como actos de terrorismo. El funcionario pidió no ser identificado debido a que la investigación está en curso.

"Descubriremos quién hizo esto. Descubriremos por qué hicieron esto" dijo el presidente. "Cualquier individuo responsable, cualquier grupo responsable, sentirá todo el peso de la justicia", enfatizó.

El Talibán paquistaní, que ha amenazado con atacar en Estados Unidos debido a su apoyo al gobierno de Pakistán, negó el martes cualquier participación en los bombazos del maratón.

Hablando desde un sitio no revelado, Ajsanulá Ajsan, vocero del grupo, negó que estuvieran involucrados durante una llamada telefónica a The Associated Press.

La Oficina Federal de Investigaciones, FBI, que se ha encargado de la pesquisa, allanó una casa de un suburbio de Boston a última hora del lunes, y ha solicitado le proporcionen cualquier video, audio o fotografías tomadas por espectadores del maratón.

Las fuertes explosiones, que al parecer no se derivaron de los más poderosos explosivos plásticos habitualmente usados por terroristas islámicos, ocurrieron con diferencia de 10 segundos y con separación de cerca de 90 metros (100 yardas). Según fuentes policiales, los dos dispositivos, que utilizaron pólvora como explosivo, fueron rellenados con rodamientos de bolas y metralla para maximizar las heridas,

Derribaron a espectadores y por lo menos a un corredor, rompieron ventanas hasta una altura de tres pisos y levantaron densas columnas de humo sobre la calle y a través de las banderas nacionales desplegadas sobre las barreras, a lo largo de la ruta de la competición.

Un maratonista auxilia a una de las víctimas (video AFP)
Un maratonista auxilia a una de las víctimas (video AFP)
Las aceras se anegaron de sangre. Hubo víctimas con miembros mutilados, fracturas de huesos, heridas por metralla y tímpanos reventados. El Boston Globe reporta que dos hermanos de Wakefield que habían ido a ver correr a un amigo perdieron cada uno una pierna.

Roupen Bastajian, un policía estatal de Smithfield, Rhode Island, apenas había concluido la carrera cuando escuchó las explosiones.

"Empecé a correr hacia el lugar y había gente por todo el piso", describió. "Empezamos a hacer torniquetes en las piernas. Mucha gente mutilada... de 25 a 30 personas habían perdido una pierna, o el tobillo, o las dos piernas".

El jefe de servicios de emergencia del Hospital General de Massachussetts, Alasdair Conn, comentó: "Nunca había visto algo así en mis 25 años aquí... esta masacre entre la población civil. Es lo que esperaríamos en una guerra", agregó.

Como los neoyorquinos cuando los atentados del 2011, los bostonianos cerraron filas. Mientras se despejaba el humo de las explosiones, los horrorizados corredores eran reconfortados por la bondad de los vecinos que les ofrecieron ayuda.

Gestos tan pequeños como ofrecer un jugo de naranja o el uso del cuarto de baño de una casa fueron relatados en Twitter en una recopilación de hechos de compañerismo surgidos a consecuencia de la devastación del lunes.

Al menos dos bombas que no estallaron fueron halladas cerca del final de la ruta de 42,16 kilómetros (26,2 millas) como parte de lo que pareció ser un ataque bien coordinado. Los dos artefactos fueron desactivados de manera segura, según un alto funcionario de inteligencia de Estados Unidos, que pidió no ser identificado.

El canal local de televisión WBZ-TV reportó a última hora del lunes que agentes estaban revisando un apartamento en Revere, un suburbio de Boston. La Policía Estatal de Massachusetts confirmó que la noche del lunes se dio cumplimiento a una orden de registro relacionada con la investigación en Revere, pero no proporcionó detalles.

Algunos investigadores fueron vistos la madrugada del martes saliendo de la vivienda con bolsas de papel de estraza, otras de nylon como las que se usan para la basura, y una bolsa de tela resistente.

La Policía ha confirmado que tres personas murieron en las explosiones, entre ellas un niño de ocho años. Según una persona que habló con un amigo de la familia, la madre del niño y su hermana también resultaron lesionadas, mientras esperaban que el padre terminara la carrera.

Los hospitales han reportado 144 personas heridas, al menos 17 de ellas en condición crítica.
XS
SM
MD
LG