Enlaces de accesibilidad

¿Cuba ha mejorado su economía con los cambios y medidas aprobadas por Raúl Castro?


Los cambios económicos y sociales introducidos por el gobierno de Raúl Castro en Cuba son, indiscutiblemente, una mejora para el pueblo cubano, pero no son una solución definitiva y mucho menos una apertura transformadora.

Se trata de pequeñas modificaciones que actúan como paliativos para una economía enferma y necesitada de cambios radicales.

Las restricciones y regulaciones excesivas que perduran, solo consiguen frenar el posible desarrollo económico que la actividad privada puede tener en Cuba y mantienen los niveles de improductividad que afectan al sector estatal.

Las actuales medidas y cambios lo que hacen es redistribuir el dinero existen en el país, pero no generan ganancias o producciones que incidan en la economía del país.

Si no se garantiza la entrada de dinero desde el extranjero, Cuba no puede encontrar los fondos para desarrollar cualquier operación nacional.

Cuba necesita abrir la actividad privada para los profesionales, sin restricciones. Necesita permitir la inversión de cubanos residentes en el extranjero, para que participen en negocios dentro de la isla.

Necesitan permitir que las ganancias generadas por estos pequeños negocios privados puedan ser transferidas al exterior.

Cuba necesita abrir la gran empresa a los particulares, renunciando al esquema estatal inoperante que mantiene en quiebra la mayoría de los sectores comerciales del país.

La agricultura cubana no consigue despegar tampoco con las actuales medidas, se imponen mayores cambios y menos restricciones a los productores. Se impone garantizarles al menos el derecho a buscar suministradores y a encontrar los medios y materiales necesarios para producir.

Pero lamentablemente para el gobierno de Raúl Castro el poder político es más importante que resolver la situación económica del cubano.

Por eso algunos analistas aseguran que la posible pérdida de su aliado principal y los riesgos de que ocurran cambios políticos en Venezuela, tras la muerte de Hugo Chávez, pueden llevar al gobierno de la Habana a acelerar los cambios y a permitir que un mayor número de cubanos trabajen de forma privada, con mayor libertad y con acceso a financiamientos de inversionistas, amigos y familiares en el exterior.

Tu opinión

Mostrar los comentarios

XS
SM
MD
LG