Enlaces de accesibilidad

¿Puede Cuba encontrar otro país aliado que sustituya la ayuda venezolana?


¿Puede Cuba encontrar otra nación o país aliado que sustituya la ayuda venezolana?

Respuesta: Cuba no tiene la posibilidad de encontrar un socio comercial que por afinidad, ideología o compromiso político asuma tratos económicos ventajosos para la isla o sustituya a Venezuela como principal socio comercial de la isla.

Los países con los que Cuba mantiene compromisos políticos e ideológicos son en su mayoría, pequeñas y pobres naciones que están más necesitadas de ayuda que la propia Cuba.

Los únicos aliados grandes y fuertes económicamente son Brasil y China, pero ninguno de los dos han ofrecido tratos comerciales ventajosos a La Habana.

Cuando estos países participan en proyectos comerciales conjuntos lo hacen como socios comerciales, con requerimientos y compromisos a niveles de mercado y no con protecciones o disposiciones ventajosas para la parte cubana.

Esta situación no debe cambiar si se terminara la relación económica entre Venezuela y Cuba a raíz de la muerte de Chávez.
Por el contrario, estos dos países pretenderían garantizar a cualquier precio los pagos comerciales de Cuba y no dar facilidades extraordinarias de pago.

La presencia china y brasileña en la isla se hace sentir en sectores como la inversión del puerto del Mariel y algunos hoteles, pero nunca ha sido de forma abarcadora y paternalista como lo fue el comercio con la Unión Soviética y como lo es ahora con Venezuela.

Cuba goza de un descredito internacional por su poca seriedad en el mundo de los negocios y las inversiones.

Es muy difícil que en condiciones normales cualquier país intente mantener un flujo comercial establece con Cuba porque en los últimos 30 años el gobierno de los Castros se ha creado una merecida fama de incumplir todos los acuerdos comerciales, inclusive los convenios ventajosos que en su momento tuvo con la Unión Soviética y los países
aliados del campo socialista.

Cuba exhibe un rosario de cientos de inversionistas y comerciantes de diversos países que han tenido que abandonar sus operaciones en la isla arruinados por las trampas y rejuegos de que han sido víctimas, además de la corrupción y los continuos incumplimientos del gobierno para con ellos.

La crisis y el enfrentamiento por más de 50 años del gobierno de Raúl Castro con el exilio cubano provocan que los grandes inversionistas prefieran no asumir operaciones a largo plazo, ante la posibilidad de que un cambio social les comprometa sus posibles inversiones en la isla.

Cuba no puede disfrutar de las facilidades crediticias internacionales por razón del embargo de los Estados Unidos y no genera el suficiente efectivo como para cubrir operaciones de envergadura.
Así que en el mundo del mercado mundial Cuba no tiene nada que buscar.

Por lo que la solución del futuro cubano no sería buscarse un nuevo aliado comercial como Venezuela, porque no existe. Ni tampoco aspirar a participar en el comercio internacional porque está desacreditado.

Tendría que jugar con la pequeña inversión privada y la entrada de pequeños capitales a la isla. Para ello la mejor opción que tiene son los cubanos del exilio

Tu opinión

Mostrar los comentarios

XS
SM
MD
LG