Enlaces de accesibilidad

Un tribunal egipcio suspende las elecciones parlamentarias


El premio Nobel de la Paz y miembro del partido opositor Frente Nacional de Salvación, Mohammed el Baradei (izq), llega a un encuentro de la coalición opositora, en la sede del partido Al Al-Wafd en El Cairo, Egipto,

Este nuevo revés para las autoridades islamistas podría causar cuando menos el retraso del comienzo de las elecciones, que estaba previsto para el próximo 22 de abril

Un tribunal administrativo ordenó el miércoles suspender la convocatoria de los próximos comicios parlamentarios en Egipto, lo que arroja nuevas dudas sobre una cita electoral que la oposición no islamista ya ha decidido boicotear.

En la procelosa transición egipcia, la contienda salta sin solución de continuidad de las urnas a los tribunales y de ahí a las calles, en un círculo vicioso que mantiene al país en una parálisis permanente.

Este nuevo revés para las autoridades islamistas podrá causar cuando menos el retraso del comienzo de las elecciones, que estaba previsto para el próximo 22 de abril.

El contencioso se origina en un defecto de forma: la Cámara alta (o "Shura") sacó adelante la ley electoral sin someterla al visto bueno del Tribunal Constitucional, que ya había devuelto la norma a los legisladores en febrero para que enmendasen varios artículos.

Por esta razón, una corte del Consejo de Estado (máximo órgano administrativo) dictaminó que los comicios sean suspendidos hasta que el propio Constitucional otorgue validez a la ley electoral.

El presidente egipcio, Mohamed Mursi, que anunció su "respeto total" por el fallo aunque lo recurrirá, vuelve a toparse de esta forma con su némesis en la judicatura, que le ha puesto en varias ocasiones al filo del abismo.

Para esquivar a los tribunales, Mursi ya recurrió en noviembre a un controvertido decreto por el que blindó todas sus decisiones, ante el temor de que el Constitucional le impidiese sacar adelante la nueva Carta Magna.

Aquel decreto provocó una respuesta sin precedentes por parte de la oposición, que calificó a Mursi de "nuevo faraón", por lo que existe expectación sobre cuál será esta vez la reacción del presidente ante el nuevo desafío judicial.

Mursi y los Hermanos Musulmanes observan con recelo a gran parte del Poder Judicial, que sigue, a su juicio, copado por magistrados adictos al depuesto régimen de Hosni Mubarak.
XS
SM
MD
LG