Enlaces de accesibilidad

Observadores: no se justifica cambio en la Posición Común europea hacia Cuba


Elizardo Sánchez, líder de la CCDHRN

Dos grupos observadores de los derechos humanos en la isla enviaron a la canciller europea, Catherine Ashton, documentos que prueban que la situación empeoró de 2010 al presente.

“No es la Posición Común, como se ha dicho, ‘muy restrictiva’; quien es restrictivo de las libertades es el gobierno cubano”, asegura una carta conjunta dirigida a la Alta Representante de la Unión Europea para las Relaciones Exteriores, Catherine Ashton, por la Comisión Cubana de Derechos Humanos y Reconciliación Nacional, CCDHRN, con sede en la isla, y el Observatorio Cubano de Derechos Humanos, OCDH, con base en Madrid.

La misiva busca advertir a Ashton de que la situación de derechos humanos en Cuba sólo ha cambiado para peor, en vísperas de una reunión de ministros de Asuntos Exteriores de los 27 que analizará el lunes la Posición Común que el bloque ha mantenido hacia La Habana desde 1996.

el disidente cubano Alejandro González Raga
el disidente cubano Alejandro González Raga
En el texto, los directivos de ambas organizaciones, Elizardo Sánchez Santacruz y Alejandro González Raga, advierten que en cualquier reflexión que haya sobre Cuba, la situación de los derechos humanos debe ser un aspecto no sólo inevitable sino condicionante, y adjuntan una serie de documentos recientes “para una mejor comprensión” del asunto.

Entre ellos: una comunicación del grupo de trabajo sobre detenciones arbitrarias del Consejo de Derechos Humanos de la ONU; pronunciamientos de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos sobre los arrestos arbitrarios del pasado 7 de noviembre; y declaraciones sobre el mismo tema de la Alta Comisionada para los Derechos Humanos, Navi Pillay.

Además, le envían a Ashton el más reciente informe de la CCDHRN, que demuestra con cifras que las detenciones arbitrarias y las acciones represivas en la isla superan las de años anteriores.

El ministro de Asuntos Exteriores de España, José Manuel García-Margallo declaró el viernes que, a su juicio, no se dan las "condiciones necesarias y suficientes" para modificar la Posición Común de Europa sobre Cuba, pero consideró que, dentro de ella, "cabe una interpretación flexible" que permita "llegar a un acuerdo de cooperación” con el gobierno cubano.

El texto, aprobado en 1996 para guiar la política exterior del bloque hacia La Habana, prevé que la Unión Europea:

b) buscará ocasiones para recordar a las autoridades cubanas, tanto en público como en privado, las responsabilidades fundamentales respecto a los derechos humanos, en particular la libertad de expresión y asociación;

c) alentará la reforma de la legislación nacional en lo referente a los derechos políticos y cívicos, incluido el código penal cubano, y por consiguiente, la supresión de todos los delitos políticos, la liberación de todos los prisioneros políticos y el final del hostigamiento y de las medidas represivas respecto de los disidentes;

d) evaluará la evolución de la política interior y exterior cubana según las mismas normas que aplica la Unión Europea a sus relaciones con otros países, en particular la ratificación y cumplimiento de los convenios internacionales sobre los derechos humanos;

Al mismo tiempo, se prevé el reforzamiento del diálogo con las autoridades cubanas, con el fin de explorar mayores posibilidades para la futura negociación de un acuerdo de cooperación con Cuba, pero esto, “a medida que las autoridades cubanas avancen hacia la democracia”.

Sánchez Santacruz y González Raga terminan diciendo en su carta a Catherine Ashton que “dada la persistencia y recrudecimiento de las arbitrariedades y violaciones de los derechos humanos por parte del gobierno cubano, creemos que no habría justificación para cambiar la Posición Común de la Unión Europea hacia Cuba”.

Tu opinión

Mostrar los comentarios

XS
SM
MD
LG