Enlaces de accesibilidad

La Scarabeo se fue de Cuba

  • Agencias

Plataforma petrolífera Scarabeo-9 ante las costas cubanas
La única plataforma petrolera que podía realizar perforación en aguas profundas de Cuba se retiró de la isla el miércoles, luego de tres intentos fallidos de encontrar crudo en pozos de exploración, informó la agencia Reuters.

La partida de la plataforma Scarabeo-9 representa un golpe para las esperanzas del régimen castrista acerca de una bonanza petrolera. Distintos analistas consideran que su retiro deja sin cristalizar por tiempo indefinido el sueño cubano de encontrar yacimientos petroleros grandes y viables para inyectar dólares que apuntalen su economía.

"En conclusión: este capítulo se ha terminado, hay que cerrar el libro y guardarlo en un estante", consideró Jorge Piñón, analista del Centro de Política Internacional sobre Energía y Medio Ambiente, de la Universidad de Texas, quien se especializa en la industria petrolera latinoamericana. "Pero no hay que descartar esto. Tal vez haya un final feliz de esta historia... algún día".

Distintas investigaciones geológicas indican que habría entre 5.000 y 9.000 millones de barriles de petróleo en aguas profundas frente a las costas cubanas. Pero encontrar esas reservas ha resultado mucho más difícil de lo esperado, señala el reporte de Prensa Asociada.

La Scarabeo-9, una gigante semisumergible de 115 metros (380 pies) de largo, que se arrienda por cerca de 500.000 dólares diarios, navegó desde Asia, a un costo tremendo, para llegar en enero a Cuba.

Menos del 10% de los componentes de la plataforma Scarabeo se fabricó en Estados Unidos, lo que constituía su principal peculiaridad y la razón para un traslado tan largo. Una proporción mayor habría desencadenado sanciones contra las empresas involucradas en su operación en Cuba, con base en el embargo económico impuesto hace 50 años por Estados Unidos a la isla.

Un pozo de exploración perforado a comienzos de este año por la empresa española Repsol no resultaba viable en el aspecto comercial. Después de que Repsol rechazó una opción para realizar un nuevo intento, la Scarabeo pasó a manos de un grupo encabezado por la malaya Petronas, que hizo su propia perforación fallida. El 2 de noviembre, las autoridades cubanas informaron que la venezolana PDVSA tampoco tuvo éxito.

Fue el tercer strike para un país que adora el béisbol.

El Ministerio de la Industria Básica de Cuba, que supervisa los asuntos petroleros, confirmó el martes de forma escueta que habían concluido las labores con la plataforma en la zona.

El Ministerio señaló que las preguntas sobre el destino de la plataforma deben hacerse a su dueña Saipem, en Italia. Reuters señaló que la Scarabeo-9 se dirige a Africa.

No está en duda la existencia de petróleo en Cuba. La compañía rusa Zarubezhneft ha sido contratada para usar una plataforma diferente con el objetivo de perforar en aguas menos profundas frente a Cayo Coco, un destino turístico cubano, a finales de este mes.

Pero la mayor promesa de yacimientos está en las aguas del occidente, más profundas.

La única forma de llegar a esos yacimientos es traer de vuelta a la Scarabeo o construir una plataforma nueva. Las tres perforaciones fallidas, además de los esfuerzos que deben hacerse para evitar las sanciones estadounidenses, harán probablemente que muchas compañías se lo piensen dos veces antes de invertir.

Piñón destacó que los pozos de Repsol y Petronas sí tenían petróleo, pero su explotación no era viable en la actualidad, por la estructura del suelo oceánico y la porosidad de la roca.

"Si el petróleo continúa por encima de los 100 dólares, y si la industria sigue desarrollando nuevas tecnologías, se podría regresar a Cuba... para una segunda ronda", opinó.

La perforación cubana en el Golfo de México ha generado temores en Estados Unidos acerca de que un derrame pudiera contaminar las costas norteamericanas, desde los cayos de la Florida hasta las Carolinas.

Tu opinión

Mostrar los comentarios

XS
SM
MD
LG