Enlaces de accesibilidad

Aviones sirios bombardean zonas bajo control rebelde


El enviado conjunto de la Liga Árabe y de la ONU para Siria, Lakhdar Brahimi, comparece ante los medios.

Una tregua de cuatro días no fue respetada por ninguna de las partes en conflicto. Los combates interrumpieron un convoy de ayuda de la ONU.

Aviones de combate sirios bombardearon el martes posiciones rebeldes con intensidad renovada tras el final de una tregua de cuatro días ampliamente ignorada por las fuerzas del presidente Bashar al-Assad y los insurgentes, de acuerdo con un reporte de Reuters.

La televisión estatal dijo que "terroristas" habían asesinado al general de la Fuerza Aérea Abdullah Mahmoud al-Khalidi en un barrio de Damasco, en el último de varios ataques rebeldes contra altos funcionarios oficiales.

En julio, una explosión causó la muerte de cuatro colaboradores próximos de Assad, incluyendo a su cuñado Assef Shawkat y al ministro de Defensa.

Los ataques aéreos del martes golpearon suburbios del este de Damasco, zonas periféricas de la ciudad de Homs, y el bastión rebelde de Maarat al-Numan en la carretera que une la capital con Aleppo, el centro económico del país.

Los rebeldes, por su parte, han estado atacando bases del Ejército en las afueras de Maarat al-Numan.

En tanto, en al-Mubarkiyeh, a 6 kilómetros al sur de Homs, los rebeldes han sitiado una instalación militar. Fuentes de la oposición manifestaron que la instalación había sido usada para bombardear pueblos musulmanes suníes cercanos a la frontera con El Líbano.

Los combates tienen lugar tras el fin de una tregua de cuatro días propuesta por el enviado de paz Lakhdar Brahimi en el marco de la festividad musulmana del Sacrificio.

El cese al fuego duró apenas unas horas y el feriado terminó el lunes con una ola de ataques aéreos sobre regiones suníes donde los rebeldes han tenido lentos avances.
Los enfrentamientos se expandieron por todo el país.

Los militares sirios, con problemas para mantener el control de la situación, han hecho cada vez más uso del poder aéreo contra las áreas de la oposición, incluidas aquellas en las principales ciudades, como Aleppo y la capital Damasco. Los rebeldes no cuentan con armas antiaéreas efectivas.

Brahimi, enviado de Naciones Unidas y la Liga Arabe, ha dicho que seguirá con sus esfuerzos de paz pese al fracaso de su reciente llamado a interrumpir los combates.

Las grandes potencias y los países de Oriente Medio están divididos sobre la forma de poner fin a un conflicto que dura ya 19 meses y se estima ha causado 32.000 muertos, convirtiéndose en una de las revueltas más sangrientas de la Primavera Arabe que lograron derrocar a los líderes de Túnez, Egipto y Libia.

La ONU dijo que envió un convoy de 18 camiones con alimentos y ayuda a Homs durante el "alto el fuego", pero no pudo descargar los suministros en la Ciudad Antigua por los combates.
XS
SM
MD
LG