Enlaces de accesibilidad

Pausa en la campaña electoral


El presidente de Estados Unidos, Barack Obama, habla sobre el Huracán Sandy en una rueda de prensa convocada en la Casa Blanca.

El presidente Obama estuvo constantemente en contacto con las autoridades de las zonas más dañadas por el huracán y los gobernadores de diversos estados, igual republicanos que demócratas, le agradecieron sus esfuerzos.

Los daños causados por el huracán Sandy han influído directamente la campaña electoral norteamericana, pues ambos candidatos presidenciales decidieron suspender los actos programados al menos por un día.
El presidente Obama estuvo constantemente en contacto con las autoridades de las zonas más dañadas por el huracán y los gobernadores de diversos estados, igual republicanos que demócratas, le agradecieron sus esfuerzos.
Los viajes para conseguir votos se hicieron difíciles a causa de las limitaciones causadas por el cierre de aeropuertos, pues más de 15.000 vuelos tuvieron que suspenderse, pero también hubo una cuestión de imagen que no aconsejaba dedicarse a la lucha electoral en momentos tan difíciles para decenas de millones de personas.
Incluso las empresas demoscópicas se vieron afectadas y la prestigiosa Gallup no presentó las encuestas que actualiza diariamente este martes, por lo que de momento no hay datos fiables del efecto que el huracán pueda tener en las elecciones.
Muchos creen que el presidente Obama podría beneficiarse porque los problemas le permiten elevar su perfil como líder eficiente en momentos difíciles y también como un personaje compasivo que se solidariza con las personas afectadas.
Además, el interés por el huracán distrae la atención pública de aspectos más problemáticos para el presidente, como la economía que sigue aletargada, o el debate acerca de su gestión en Libia, donde diversos grupos le acusan de no haber actuado con la energía suficiente para defender las vidas de los ciudadanos norteamericanos que murieron a manos de los terroristas.
Según las últimas proyecciones, el candidato republicano Mitt Romney sigue ligeramente por delante en la mayoría de las encuestas en cuanto a la intención general de voto, pero Obama le aventaja en cantidad de votos electorales, que son los que deciden los resultados.
Entre tanto, ha votado ya aproximadamente el 15% del electorado y se prevé que, antes del martes próximo, lo haga un total del 33%, lo que reduce de forma importante el número de personas que decidirán los resultados el 6 de noviembre..
En realidad, esta situación aporta muy poco cambio: la mayoría de los expertos están de acuerdo en que el resultado dependerá de un pequeño porcentaje de personas que aún no se han decidido y en un reducido número de estados. Estas personas no son las que votan anticipadamente, de forma que las boletas recogidas hasta ahora no sirven para predecir quién ocupará la Casa Blanca a partir de enero del próximo año.
XS
SM
MD
LG