Enlaces de accesibilidad

La abstención y la oposición se imponen en elecciones chilenas


Carolina Tohá, exportavoz de la presidenta Michelle Bachelet, del socialdemócrata Partido por la Democracia (PPD), celebra con sus seguidores la obtención de la alcaldía de Santiago centro en las elecciones municipales del domingo 28 de octubre de 2012.

Algunos analistas estiman que este resultado determinará el camino hacia la elección presidencial que debe celebrarse dentro de un año

Una abstención cercana al 60 % ha sido la gran triunfadora de las elecciones municipales celebradas este domingo en Chile, en las que además la oposición de centroizquierda aumentó en cerca de 25 los municipios bajo su control, los mismos que perdió el oficialismo de derechas.

Un resultado que, de acuerdo con diversos analistas, determinará el camino hacia la elección presidencial que debe celebrarse dentro de un año y que además supone un duro golpe para el gobierno de Sebastián Piñera.

En los primeros comicios celebrados en Chile tras establecerse el voto voluntario, que aumentó el padrón en más de cinco millones de votantes, hasta los 13.404.084, los chilenos decidieron en su mayoría quedarse en sus casas.

La agencia Efe indicó que el presidente Sebastián Piñera dijo anoche que la alta abstención supone una "señal de alerta" para la democracia de su país.

Mientras comienza a abrirse un gran debate sobre el futuro del voto voluntario, los analistas y dirigentes políticos coincidieron en atribuir la alta abstención al descrédito de las instituciones y partidos políticos, reflejados en todas las encuestas, y a una campaña insulsa, sin contenido ni ideas, reducidas a una exposición de rostros sonrientes en parques, calles, plazas y caminos del país.

Los adversos resultados electorales generaron desánimo en las filas del oficialismo, especialmente entre los precandidatos presidenciales, los ministros de Obras Públicas, Laurence Golborne, y Defensa, Andrés Allamand.

"No me arrepiento para nada de haber apoyado a los alcaldes de la Coalición por el Cambio", declaró un afectado Laurence Golborne, en tanto que Allamand reconoció que "ésta no ha sido una buena elección para la centroderecha y para el Gobierno", algo que también admitió el ministro portavoz, Andrés Chadwick.

Cuando se habían contabilizado 5.261.452 votos, equivalentes al 92,69 % del total, la oposición sumaba en la elección de alcaldes un 43,21 % contra un 37,57 % de la coalición oficialista.

En la elección de concejales, con 2.997.990 votos escrutados, de ellos 2.774.993 válidos, la oposición llegaba al 49,78 % y la derecha oficialista al 33,13 por ciento.

Con estas cifras, la oposición estaba aumentando de 149 a 167 los municipios gobernados por alcaldes de sus filas, mientras la coalición derechista los reducía de 145 a 120.

Entre los municipios perdidos por la derecha hay varios emblemáticos, entre ellos Santiago Centro, Concepción y también en la capital del país, Providencia, La Reina, Recoleta e Independencia.

La alianza gubernamental, integrada por los partidos derechistas Unión Demócrata Independiente y Renovación Nacional, reconoció temprano la derrota a manos de la oposición, integrada por la Concertación, de centro izquierda, y el Partido Comunista.

En la ciudad sureña de Concepción, una de las más grandes del país, después de ocho años de municipios derechistas el democristiano Álvaro Ortiz, candidato de la Concertación, ganó con un 55,66 % al representante de la UDI Emilio Armstrong.
XS
SM
MD
LG