Enlaces de accesibilidad

Elecciones en EEUU ¿qué dicen las encuestas?


El candidato republicano a la presidencia de EEUU, Mitt Romney (d), y el presidente y aspirante a la reelección, Barack Obama.

Lo que los demócratas hoy hacen es quejarse de la validez de las encuestas realizadas después del debate y tratar de desprestigiar al Romney diciendo que todo lo que dijo en el mismo era una sarta de mentiras.

Por muchas semanas los republicanos se quejaron que las encuestas que mostraban que el presidente y candidato demócrata Barack Obama llevaba una pequeña pero creciente ventaja sobre el ex gobernador Mitt Romney, no eran un reflejo de la realidad política de las elecciones.

Decían que las encuestas estaban hechas a la medida para demostrar que el presidente ganaba y a la vez desanimar a los partidarios de Romney.

Esta semana son los demócratas los que se quejan de las encuestas. En una semana el promedio de las principales encuestas del país han ido de favorecer al presidente por 4.7 puntos a el martes al mediodía favorecer a Romney por 1.0 puntos.

Todo este, según los analistas se debe al resultado del debate del miércoles de la semana pasada en el cual un Romney agresivo venció con facilidad a un Obama cabizbajo, opacado y molesto. Nadie disputa que Romney ganó el debate. Hasta el mismo presidente ha bromeado que cualquiera tiene un mal día.

Lo que los demócratas hoy hacen es quejarse de la validez de las encuestas realizadas después del debate y tratar de desprestigiar al Romney diciendo que todo lo que dijo en el mismo era una sarta de mentiras.

Desafortunadamente para el presidente, los anuncios políticos pagados y los comentarios de sus partidarios así como sus discursos de campaña no han podido restarle impulso al candidato republicano. Ni siquiera las cifras del desempleo del viernes pasado que bajaron del 8.1 por ciento al 7.8 por ciento han podido impedir el creciente auge de Romney.

Los demócratas se aferran a que en muchos estados claves las encuestas todavía favorecen al presidente y le recuerdan a todo el mundo que las elecciones en Estados Unidos no son de voto directo; sino que gana el que obtenga 270 votos electorales. Ellos creen que a Romney le va a ser difícil vencer a Obama en los estados de Ohio, Virginia y Florida; y que sin estos las posibilidades que el candidato republicano gane son ínfimas.

Sin embargo, aún en estos estados las encuestas muestran que Romney ha ido ganando terreno y que está empatado o dentro del margen de error de las encuestas.
Esto no quiere decir que Romney va a ganar. Todavía quedan cuatro semanas antes de las elecciones del 6 de noviembre.

Si bien es cierto que Romney le ha dado un vuelco a las elecciones con su victoria en el primer debate, todavía queda el debate entre los candidatos a la vicepresidente, el republicano Paul Ryan y el actual vicepresidente Joe Biden. Ese debate tendrá lugar este jueves.

Los debates vicepresidenciales no son tan importantes como los que ponen frente a frente a los candidatos a la presidencia. Pero en una elección tan cerrada como esta, hay que tener todo en consideración.

Además todavía quedan dos debates presidenciales más. Nadie duda que Obama estará más preparado para ripostar los ataques de Romney y defender sus casi cuatro años en la Casa Blanca. Y Romney tiene que volver a repetir su victoria si es que quiere ganar.

Ambos lados tienen municiones para atacar a su contrincante. Lo que falta es ver quien hace uso más efectivo de las mismas.

XS
SM
MD
LG