Enlaces de accesibilidad

El exmayordomo del Papa se declara inocente


Fotografía distribuida por el Osservatore Romano que muestra al exmayordomo del Papa, Paolo Gabriele (d), de 46 años, durante la primera audiencia de su juicio por el robo y difusión de cientos de documentos reservados de Benedicto XVI, en el Vaticano.

De ser declarado culpable, Paolo Gabriele sería condenado a cuatro años de prisión

El otrora mayordomo del papa Benedicto XVI se declaró el martes inocente de los cargos de robar su correspondencia privada, pero confesó que fotocopió las cartas y otros documentos, y reconoció que se sentía culpable de traicionar la confianza del Pontífice, a quien dijo querer como a un padre.

La agencia Prensa Asociada (AP) dijo que Paolo Gabriele subió al estrado de una corte en el Vaticano para defenderse de un cargo de robo agravado. Los fiscales dicen que Gabriele hurtó misivas y documentos papales en los que se hacía referencia a luchas de poder y a presuntos actos de corrupción en la Santa Sede.

El acusado entregó presuntamente los documentos a un periodista, lo que derivó en uno de los peores escándalos durante el pontificado de Benedicto XVI.

De ser declarado culpable, Gabriele sería condenado a cuatro años de prisión, aunque muchos observadores del Vaticano consideran que recibirá el perdón del Papa.

Los fiscales dicen que Gabriele, de 46 años, ha confesado que filtró copias de los documentos al periodista italiano Gianluigi Nuzzi. Citaron que en un interrogatorio realizado el 5 de junio, el sospechoso habría dicho que, si bien sabía que la filtración de los documentos era indebida, se sintió inspirado por el Espíritu Santo para exponer la "maldad y la corrupción" en la Iglesia, a fin de que ésta "enderezara el camino".

El juez Giuseppe Dalla Torre preguntó el martes a Gabriele si ratificaba esa confesión. "Sí", respondió el acusado.

Pero cuando su abogada Cristiana Arru le preguntó cómo se declaraba ante el cargo de robo agravado, Gabriele dijo, "me declaro inocente".

"Me siento culpable de traicionar la confianza del Santo Padre, a quien quiero como lo haría un hijo", agregó inmediatamente después.

Gabriele insistió en que no tuvo cómplices, aunque reconoció que mucha gente en el Vaticano confiaba en él y le compartía sus preocupaciones y problemas. Agregó que su fe lo inspiró para siempre escuchar a todos.

El juicio comenzó el fin de semana, dentro del juzgado casi oculto en el nivel del suelo en la corte del Vaticano, detrás de la Basílica de San Pedro. Dalla Torre confió en que el juicio concluya después de unas tres audiencias más.

Entre los cinco testimonios presentados el martes, habló el secretario privado del Papa, monseñor Georg Ganswein, quien declaró que comenzó a sospechar de Gabriele tras percatarse de que tres documentos incluidos en el libro del periodista sólo pudieron haber salido de la oficina que compartía con el mayordomo.

El exmayordomo dijo que “la situación de desconcierto que veía en el Vaticano le llevó a reunir los documentos”, y “porque el Papa había sido manipulado”. La periodista de Radio Martí Michelle Sagué tiene los detalles.

please wait

No media source currently available

0:00 0:01:23 0:00
XS
SM
MD
LG