Enlaces de accesibilidad

Normas aduaneras o la estafa del rufián


Normas aduaneras

Todas estas disposiciones tienen algo en común: son frontalmente opuestas a los intereses y al bienestar de mi pueblo, dice el médico cubano Jeovany Jimenez Vega en su blog Ciudadano Cero

Las nuevas Normas Aduaneras entradas en vigor desde el pasado 3 de septiembre obligarán al pueblo cubano, mediante una tarifa progresiva, a pagar 10 CUC –o sea, 240.00 pesos, según la tasa actual de cambio– por cada kilogramo de ¨misceláneas¨, alimentos incluidos, y entre el 100 y el 200%, en dependencia de su precio, de cualquier artículo electrodoméstico u otro equipo duradero que se reciba desde el extranjero.

Acostumbrados deberíamos estar a las medidas tomadas a Pepe Timbales, asumidas como nimiedades por quienes las dictan, pero sufridas como tremendos atropellos por quienes las sufren. Esta vez llegan las nuevas regulaciones –a poco más de un mes de la confesión pública de Raúl Castro de que no aumentará ningún salario– como antes llegaron las escaladas masivas de los precios estatales; los cientos de miles de ¨disponibles¨ expulsados a la calle con el consentimiento del sindicato; el exorbitante aumento de las tarifas eléctricas a la vez que se retiraba el servicio de gas licuado; la eliminación de las ¨gratuidades¨ destinadas a los trabajadores; las resoluciones que retienen a los profesionales de mi sector que desean viajar al extranjero, y otras que harían la lista muy larga.

Todas estas disposiciones tienen algo en común: son frontalmente opuestas a los intereses y al bienestar de mi pueblo. Emitidas por funcionarios que no carecen absolutamente de nada, estas medidas parecieran dictadas desde las mismísimas oficinas de la CIA, porque si persiguen fomentar el descontento, dificultarnos la vida y avivar la animadversión y el resquemor contra quienes las dictan y/o las permiten, ya lo han logrado con creces.

Ahora aquella anciana que reciba algún envío, a la hora de retirarlo de la Aduana pagará una altísima cuota de extorsión a estas autoridades, pues tendrá que pagar en Cuba más del doble de lo que le costó a su hijo comprarlo y enviarlo. Entonces no habrá modo de persuadirles, y por extensión al pueblo cubano, de que esto no se trata de una abierta estafa concebida por las autoridades aduanales, ni de que el gobierno que las consiente se preocupa, ni siquiera mínimamente, por su bienestar. Después de semejante robo a mano armada –porque de otra cosa no se trata– cada palabra o discurso nos sabrá más a sal y a vinagre en el fondo de la herida.

Dirigidas contra un pueblo que agoniza en medio de inconcebibles carencias, estas medidas entran sospechosamente en consonancia con los intereses de la cúpula corrupta de las aduanas cubanas. No es un secreto para nadie que en la medida que se arrecia la tuerca, queda más expedito el camino para el robo, el chantaje, el soborno y la extorsión que enriquece a estos funcionarios, y que éstos, salvo contadísimas y honrosas excepciones, en pocos años terminan hechos millonarios. Historias, por miles, así lo confirman.

El pretendido argumento de que semejantes medidas se instrumentan para evitar que las mulas abastezcan al mercado ilegal se derrumbará ante la evidencia de los hechos. Sin duda las mulas seguirán su trasiego porque ya tienen contactos entre los corruptos de esta misma Aduana que dicta semejantes medidas para llevarse su tajada del pastel. Suponer que con esto detendrán el abasto al mercado negro sería tomar el rábano por las hojas pues, en última instancia, para evitarlo habría que hacer razonablemente accesibles los precios de las TRD y dejar de vender en ellas productos caros y podridos o de tercera calidad. Además, se supone que para contrarrestar a los que transgreden la ley exista una reglamentación legal y una Oficina de Administración Tributaria (ONAT) con su cuerpo de inspectores, que sumados a los Inspectores Integrales deberían atajar el hecho in situ y nunca generalizar, como ahora se hace, haciendo pagar a justos por pecadores.

Son medidas como estas las que evidencian que absolutamente no les importamos. Una vez más el tiro de gracia apunta a la nuca de mi pueblo, su única víctima. En nada perjudica esto a Obama ni a la fauna extremista de Miami, ni guarda la más absoluta relación con el embargo norteamericano ni con otra cosa que no sea el deseo exprofeso de las autoridades aduanales, en abierto contubernio con la dirección del país que se lo permite, de hacernos la vida cada día más difícil. Aquí no hay más vuelta de hoja: esto es una puñalada premeditada y alevosa asestada por la mano insana del gobierno cubano.

Publicado en el blog Ciudadano Cero el 17 de septiembre

Tu opinión

Mostrar los comentarios

XS
SM
MD
LG