Enlaces de accesibilidad

¿Por qué ex funcionarios cubanos y sus familiares viven en Tampa?


Raúl Castro conversa con Marino Murillo.

La deserción de Glenda Murillo es tema de conversación en Cuba y en las casas de cubanoamericanos en Estados Unidos

Glenda Murillo, de 24 años de edad, hija del vicepresidente cubano y miembro del Buró Político del Partido Comunista, Marino Murillo, uno de los funcionarios cubanos más poderoso en la isla en este momento, está viviendo en Tampa, Florida, con una tía.

El periodista José Patiño Girona, del Tampa Bay Online, señala que su deserción el mes pasado continúa siendo tema de conversación en Cuba y en los hogares de los cubanoamericanos en Estados Unidos.

El abogado de Tampa Ralph Fernández dijo al periódico El Nuevo Herald, que él sabe “de cinco funcionarios del gobierno cubano de nivel medio a alto que viven en su ciudad y cuyas deserciones en los últimos meses no han sido divulgadas”.

Una de las personas entrevistadas por Patiño, Jorge Duany, director del Instituto de Investigaciones sobre Cuba de la Universidad Internacional de la Florida (FIU), en Miami, declaró que la permanencia en el poder de Marino Murillo depende del liderazgo cubano en La Habana.

Agregó que lo ocurrido (la deserción de su hija) “es un hecho de la vida, las familias cubanas están divididas por la política”.

Idania Díaz, tía de Glenda, dijo al periódico El Nuevo Herald que su sobrina viajó a Tampa por amor y no por asuntos políticos; “ella y su novio piensan residir en la ciudad”, añadió.

Analistas entrevistados por Tamayo indican que ex funcionarios cubanos buscan refugio en Tampa, “para evitar el fervor anticastrista de Miami. Pero también debido a que es menos probable que los desertores sean reconocidos en las calles de Tampa y porque en Miami hay muchos agentes del FBI conocedores del tema cubano y demasiados espías de Castro”.

Tu opinión

Mostrar los comentarios

XS
SM
MD
LG