Enlaces de accesibilidad

Conflicto colombiano: Tras atizar la guerrilla, Cuba media en la paz.


El actual heredero de Marulanda al frente de las FARC, Timochenko, cursó estudios en Cuba

El diario bogotano El Espectador recapitula el "inusitado protagonismo" de La Habana en los asuntos colombianos, tanto para la guerra como para la paz

El diario colombiano El Espectador calificó este sábado de “inusitado” el protagonismo que ha tenido en el último medio siglo el gobierno de Cuba en los asuntos de Colombia, bien para multiplicar la confrontación, o para buscar caminos de paz.

El matutino recuerda que desde 1961 cuando el presidente Alberto Lleras Camargo rompió relaciones con la isla, y al menos hasta marzo de 1975, cuando se reanudaron los lazos, no hubo gobierno que no examinara en sus políticas de seguridad la injerencia de Cuba en la expansión de grupos guerrilleros.

Precisa la nota de la redacción política que cuando en el gobierno de Misael Pastrana (1970-1974) se desarrolló la ‘Operación Anorí’ contra el Eln, el comandante de esa guerrilla, Fabio Vásquez Castaño, escogió a Cuba como su destino definitivo. Luego se volvió común que otros exguerrilleros migraran hacia la isla caribeña.

Cuando el presidente Alfonso López Michelsen restableció las relaciones en marzo de 1975, ya se había sumado a la actividad guerrillera el M-19, y Cuba pronto volvió a estar en el ojo del huracán.

Evidencias de que guerrilleros del M-19 capturados con armas en el sur del país habían sido entrenados en la isla fueron calificadas por el gobierno de Julio César Turbay Ayala como una intromisión en los asuntos internos de Colombia, y en marzo de 1981 Bogotá volvió a romper con La Habana.

Señala El Espectador que en el siguiente decenio el tema Cuba siempre estuvo en la agenda de seguridad y paz de los gobiernos de Colombia. Las relaciones volvieron a reanudarse en la administración de César Gaviria. Pero entre los expertos en negociaciones se volvió común apelar al gobierno cubano como facilitador de conversaciones de paz, sobre todo con el ELN.

Según el exembajador colombiano en la Habana Julio Londoño, el gobierno de Cuba ha demostrado “una gran capacidad para ser facilitador y genera confianza entre las partes”.

A propósito del proceso recién anunciado entre el gobierno de Juan manuel Santos y las FARC, la exembajadora de Colombia en Cuba Clara Nieto agrega que los farianos tienen confianza en Cuba, un hecho determinante para avanzar en cualquier diálogo.

Nieto hace otra importante observación: Cuba también quiere ayudar para “dejar sin pretextos a Estados Unidos”. El Espectador admite que la participación cubana no deja de provocar prevenciones, pues para algunos analistas, como Vicente Torrijos, Cuba ha sido promotor del terrorismo internacional.

El nombre de la isla ha aparecido durante 20 años consecutivos en la lista de Estados Patrocinadores del Terrorismo del Departamento de Estado, una condición que obliga a Estados Unidos a no exportar a ese país armas ni productos de doble uso; le prohíbe ofrecerle asistencia económica; y le autoriza a imponerle restricciones financieras y de otro tipo.

En el último reporte anual sobre Estados Patrocinadores del Terrorismo correspondiente a 2011, publicado en julio, el Departamento de Estado consignó que, aunque no hubo indicios de que el gobierno cubano proporcionara armas y entrenamiento paramilitar a las FARC en el período, informes de prensa indicaron que La Habana sí ofreció atención médica y asistencia política al mayor grupo armado colombiano. Las FARC han sido descritas durante años por la cancillería estadounidense como una Organización Terrorista Extranjera.

Tu opinión

Mostrar los comentarios

XS
SM
MD
LG