Enlaces de accesibilidad

Isaac provoca más evacuaciones


Escombros de una casa desplomada por los fuentes vientos del huracán Isaac en la calle South Alexander de Nueva Orleans, Luisiana, EE.UU. EFE/Skip Bolen

Hasta 60.000 evacuados en zona amenazada. Sin daños instalaciones petroleras en Golfo México

El huracán Isaac provocó el jueves la evacuación de decenas de miles de personas en Luisiana y Misisipi, pero los aliviados vecinos y autoridades de Nueva Orleans dijeron que la destrucción causada en su estado no era nada en comparación con el azote del huracán Katrina en el 2005.

No obstante, Isaac dejó un caos en una vasta zona de la costa sur estadounidense y aún podría provocar intensas lluvias e inundaciones mientras se mueve sobre el centro del país -donde se necesitan precipitaciones con urgencia- en los próximos días.

La agencia Reuters dijo que más de 1 millón de residentes de Luisiana y Misisipi estaban sin electricidad debido a la tormenta el jueves por la mañana, según el Departamento de Energía de Estados Unidos.

Los temores a una posible falla inminente de la represa del Lago Tangipahoa, en Misisipi, llevó a las autoridades a ordenar la inmediata evacuación de 60.000 residentes de las comunidades cercanas en Luisiana y de varios miles más en Misisipi.

La represa ubicada en Pike County (Misisipi) está unos 160 kilómetros al norte de Nueva Orleans, que no se encontraba en peligro inminente.

La industria del petróleo y gas en la región del Golfo de México hasta ahora no ha presentado mayores daños relacionados con su infraestructura. La producción de energía comenzaría a estabilizarse gradualmente, después de estar casi a punto de paralizarse cuando Isaac llegó a Luisiana el martes.

El multimillonario sistema de defensa diseñado para proteger a Nueva Orleans, luego de la devastación provocada por Katrina hace siete años, superó una prueba crucial, de acuerdo a información de la Armada de Estados Unidos.

INUNDACIONES

Sin embargo, las copiosas precipitaciones y el fuerte oleaje desde el Golfo de México inundaron comunidades en zonas bajas fuera del sistema de contención federal que protege Nueva Orleans, lo que obligó a evacuar a miles de personas y a realizar dramáticas operaciones de rescate desde techos.

La zona más severamente castigada fue Plaquemines Parish, al sudeste de Nueva Orleans, donde las lluvias desbordaron al menos un dique el miércoles y dejaron numerosas casas bajo 3,6 metros de agua.

Decenas de personas fueron rescatadas por hombres en botes desde los techos de sus casas en Plaquemines, luego de que previamente decidieran que podían afrontar lo que parecía ser una tormenta menor en comparación al Katrina.

El funcionario local Billy Nungesser sostuvo que tropas de la Guardia Nacional de la Armada de Estados Unidos y autoridades del lugar estaban recorriendo la zona el jueves para asegurarse de que no hubiera víctimas o heridos.

En la parroquia St. John the Baptist, al noroeste de Parish, cerca de 3.000 personas se vieron obligadas a evacuar sus hogares antes del amanecer el jueves debido a un aumento de las aguas de los lagos Pontchartrain y Maurepas, dijeron las autoridades.

En Slidell, una ciudad de unos 27.000 habitantes al noreste de Nueva Orleans, la acción de la tormenta sobre el lago Pontchartrain dejó a la comunidad de Eden Isle con unos 30 centímetros de agua.

Los servicios de emergencia rescataron a unas 350 personas de sus hogares, y comunidades vecinas a Slidell se vieron afectadas por inundaciones más graves, dijeron las autoridades locales.

"No hemos tenido electricidad ni comida durante dos días", dijo Steve Bales, un trabajador de la construcción de Slidell de 45 años. "No tenemos manera de salir. No tenemos a dónde ir", agregó, sentado en las escaleras de un edificio acompañado de personas de la ciudad.

Tropas de la Guardia Nacional y de la policía se trasladaron el jueves por la tarde a la ciudad, donde algunos residentes recorrían las calles inundadas en botes.

MIEDO A SAQUEOS

El sargento Denis Ricou, un portavoz de la Guardia Nacional de Luisiana, dijo que alrededor de 5.800 soldados habían sido desplegados por el paso de Isaac y que ese número podría elevarse a 8.000 en los próximos días.

Funcionarios de la ciudad anunciaron el miércoles un toque de queda para ayudar a evitar los saqueos ocurridos en Nueva Orleans en los días posteriores al impacto de Katrina.

El alcalde de Nueva Orleans, Mitch Landrieu, advirtió que las penas por saqueos serían severas: una condena de tres años de trabajos forzados.

"Si saqueas tendrás que vestir el atuendo naranja", dijo Landrieu en una conferencia de prensa, en referencia al color de los trajes usados por quienes realizan trabajos comunitarios.

Cerca de una decena de arrestos relacionados a saqueos fueron reportados en la ciudad el martes, pero las calles permanecían inusualmente en calma, tapadas por ramas, árboles caídos y trozos de mampostería y techos.

Isaac nunca estuvo cerca de la fuerza de Katrina, que era un huracán de categoría 3 en la escala de cinco niveles Saffir-Simpson cuando golpeó a Nueva Orleans el 29 de agosto del 2005, un día que todavía resuena en la mente de muchos estadounidenses.

Pero el presidente Barack Obama declaró el impacto sobre Luisiana y Misisipi como grandes desastres y ordenó ayuda federal para complementar los esfuerzos de recuperación estatales y locales.
XS
SM
MD
LG