Enlaces de accesibilidad

En las calles de Tampa abundan las protestas


28/08/2012.- Manifestantes, muchos vestidos a la forma de bloque negro protestan ante la Convención Nacional Republicana en Tampa, Florida (EE.UU.).

Los motivos de las protestas eran tan variopintos como las personas que llenaban las calles de la ciudad floridana.

Tampa, Florida - Las amenazas de diversos grupos de organizar protestas durante la convención republicana de Tampa motivaron grandes incrementos en el número de fuerzas de seguridad que, según algunas personas que asistían a las sesiones, involucraban nada menos que a 285 diferentes agencias o departamentos, con miles de policías y soldados llegados de todo el país.

Los motivos de las protestas eran tan variopintos como las personas que llenaban las calles o que intentaban sin éxito desplazarse de un lugar a otro, sin que la policía les permitiera circulas sin trabas: unos demandaban más derechos para las mujeres, otros se quejaban de los negocios hechos por el candidato Romney porque los consideraban excesiva mente codiciosos, algunos continuaban el movimiento de ocupación de ciudades empezado ya el pasado invierno.

Antes de empezar la convención, Tampa era un lugar militarizado en que el número de soldados en uniforme de combate superaba al de personas que circulaban por el centro, pero su presencia quedó algo más diluida este martes, debido a la presencia de tantos visitantes.

La vigilancia se redobló aún más al encontrar vigas metálicas y materiales que podrían utilizarse para lanzar proyectiles desde los tejados y cuando los organizadores de las protestas aseguraron que tenían preparados huevos con ácido y cócteles Molotov.

Las protestas no se limitaban a los locales de la convención, sino que se extendían por diferentes lugares de Tampa, como un sitio al que unas decenas de personas acudieron con la intención de detener a la que fue secretaria de Estado, Condoleezza Rice, para acusarla de crímenes de guerra por las guerras de Estados Unidos en Irak y Afganistán.

La capacidad de grupos como estos de alterar o incluso de impedir diferentes actos, es algo que las autoridades toman muy en serio. En años anteriores, por ejemplo, los manifestantes interfirieron con la celebración de reuniones del Banco Mundial en Washington y hace ya tiempo que las grandes reuniones internacionales se convocan en lugares alejados, donde es fácil ejercer el control e impedir el acceso a los que protestan.

En este caso no era posible debido a la gran cantidad de asistentes que obliga a llevarlos a grandes instalaciones existentes, pero tanto el ayuntamiento de Tampa, como el estado de la Florida y las autoridades federales colaboraron para impedir que los manifestantes pudieran entorpecer las reuniones o amenazaran la seguridad de sus asistentes.

XS
SM
MD
LG