Enlaces de accesibilidad

¿Qué hace un presidente?


Raúl Castro el 28 de diciembre de 2007, en La Habana, en la Asamblea Nacional del Poder Popular.

La pregunta del título me la inspiró el propio Fidel Castro, cuando el 28 de marzo pasado le preguntó a Benedicto XVI: “¿Qué hace un Papa?”

Más allá de lo infantil de la interpelación, ésta me hizo reflexionar en qué diría cualquier presidente si indagáramos sobre su agenda, cómo narraría un dignatario su día a día. De seguro incluiría en su cronograma la participación en los consejos de ministro, el recibimiento de otros mandatarios, la supervisión de las funciones del estado, la presencia en los actos públicos y algún que otro discurso en fechas señaladas. Haría la larga lista de sus responsabilidades, de sus compromisos, de las ajetreadas jornadas en el palacio presidencial y de las difíciles discusiones en el congreso o en el parlamento. Quizás hasta inscribiría en esa relación las inauguraciones de fábricas o de sitios de interés social y más de una conferencia de prensa en los medios nacionales.

Si se trata de un estadista con marcada tendencia populista, probablemente tendrá que dejar tiempo para hacerse las fotos cargando niños, las instantáneas en medio de un baño de multitudes y las filmaciones repartiendo refrigeradores, ollas arroceras o calentadores de agua. Pondrá en la lista de sus actividades diarias los prolongados discursos, las intervenciones variopintas donde lo mismo habla de genética frente a un auditorio repleto de científicos que de pastoreo intensivo de vacas ante campesinos curtidos por el sol. Pues para esos ególatras de la política, la silla presidencial es como un escenario sobre el que cada día tienen que representar un fastuoso e intenso espectáculo. De manera que dividen sus jornadas en tareas realmente ejecutivas y en labores de auto promoción, en evidentes pavoneos para mantenerse en el poder. Pero ¿qué pasa, cuando el máximo dirigente de un país no da evidencias de cumplir ni siquiera con una pequeña parte de su agenda? ¿Qué hacer cuando los ciudadanos no tenemos el mínimo mecanismo para saber si nuestro presidente está trabajando o no?

A lo largo de lo que va de 2012, Raúl Castro ha dado muy pocas muestras de laboriosidad en su cargo. Si contabilizamos las horas que ha aparecido en público, las intervenciones que ha hecho y los viajes que ha realizado… tendríamos que concluir que su productividad es bajísima. Las repetidas inasistencias a citas internacionales, cumbres y reuniones regionales, se amontonan en su menguado haber. Apenas una breve gira internacional, en los ocho meses transcurridos de este año, a países probadamente aliados como China, Vietnam y Rusia. Pero agreguémosle a eso su casi nulo desplazamiento en el propio territorio cubano. No estuvo en la provincia de Sancti Spiritus a finales del mes de mayo para comprobar con sus propios ojos los estragos dejados por las inundaciones. Tampoco se personó en la zona de Granma donde -después de un siglo sin reportarse casos- ha empezado un brote de cólera con varios fallecidos hasta el momento. Ni hablar de que haya ido a algunos de esos hospitales habaneros o camagüeyanos en los que se amontonan centenares de contagiados con el dengue. Puede decirse que sus comparecencias públicas se han reducido a darles la bienvenida a muy contados mandatarios extranjeros, un discurso durante la 1ra Conferencia del PCC a finales de enero, otro en la Asamblea Nacional en julio pasado y unas breves palabras en el acto por el asalto al Cuartel Moncada. Fuera de eso, no tenemos ninguna constancia de que el General Presidente esté asumiendo sus responsabilidades o –por el contrario- se encuentre de vacaciones permanentes. Sobre todo porque nada apunta a que lejos de los focos y de las luces, el otrora ministro de la Fuerzas Armadas esté desarrollando una frenética actividad política y organizativa. La lentitud de las reformas raulistas desmienten esa posibilidad.

Vale la pena aclarar que no se trata de reclamar que el actual gobernante cubano mantenga la misma omnipresencia que su hermano tuvo en los medios masivos nacionales o en los más ínfimos detalles de la vida de once millones de personas. Tampoco que, en una actitud francamente demagógica, empiece a hacernos creer que está al tanto de todo cuando en realidad pasa más tiempo de ocio que de trabajo. No se trata –para nada- de eso. Pero el ejercicio de un cargo ejecutivo implica movilidad, eficiencia, largas jornadas laborales y abnegación. Si este hombre de 81 años no logra completar su agenda presidencial porque su capacidad física o mental no se lo permite, entonces que renuncie. Un país no puede administrarse de “Pascuas a San Juan”, desde el sofá de descanso de palacio y mucho menos dando la cara sólo en fechas significativas.

En febrero de 2013 le corresponderá a Raúl Castro –según él mismo decretó- comenzar su segundo período de mandato, después de haber heredado el poder por vía sanguínea. Tiene entonces la posibilidad de renunciar a la continuación en su cargo, dada su evidente incapacidad para llevar a cabo las altas responsabilidades que conllevan dirigir un país. Podría dejar el puesto vacante para algún sustituto… que muy probablemente designará él mismo. Pero en caso de que decida seguir y se aferre al poder ¿Serán otros cinco años de esporádicas apariciones y de contadas comparecencias públicas? ¿De largos silencios y ausencias en los momentos y los lugares de crisis? Un nuevo período de tener que preguntarnos con sorna: ¿Qué hace un presidente? ¿Qué hace ÉSTE presidente?

Artículo publicado en el diario El País el 27 de agosto del 2012.
  • 16x9 Image

    Yoani Sánchez

    Licenciada en Filología. Reside en La Habana y combina su pasión por la informática con su trabajo en el Portal Desde Cuba. Sánchez ganó en el 2008 el premio de Periodismo Ortega y Gasset en la categoría de trabajo digital. Fue seleccionada por la revista Time entre las 100 personas más influyentes del mundo en la categoría “Héroes y pioneros” y su blog estuvo entre los 25 mejores del mundo, en una selección hecha por esa misma revista junto a la CNN. Fue premio del jurado en el concurso español Bitácoras.com y ganadora en los premios The BOBs, que incluyen a más de 12 mil participantes de todo el mundo. Estuvo en la lista de los 100 hispanoamericanos más notables del año que cada año confecciona la revista semanal del periódico El País y en la lista de los 10 intelectuales más importantes de la revista Foreign Policy y Gato Pardo.

Tu opinión

Mostrar los comentarios

XS
SM
MD
LG