Enlaces de accesibilidad

La Habana sufre fuertes vientos y lluvias por el paso de "Isaac"


Fuertes olas chocan contra el muro del malecón de La Habana (Cuba) hoy, domingo 26 de agosto de 2012. EFE/Alejandro Ernesto

El temporal no ha provocado por ahora la caída de árboles o postes de electricidad

La ciudad de La Habana, en el noroeste de Cuba, sufre este domingo fuertes vientos y lluvias a intervalos por los coletazos de la tormenta "Isaac" a su paso en paralelo a la costa norte cubana en dirección a Florida (EE.UU.) después de que el centro del ciclón cruzara el sábado el extremo oriente de la isla.

El viento ha provocado un fuerte oleaje en la capital, especialmente visible desde la madrugada en algunos puntos del malecón, que bordea la ciudad, como pudo constatar Efe.

La Comisión Provincial de Seguridad Vial ha decretado el cierre al tráfico de vehículos de un tramo de cinco kilómetros comprendido entre la Oficina de Intereses de Estados Unidos y el túnel de acceso al barrio de Miramar, "debido a las penetraciones del mar en el malecón habanero".

Sin embargo, el temporal no ha provocado por ahora la caída de árboles o postes de electricidad, y la entrada de agua en los barrios ubicados más cerca de la costa, uno de los efectos más temidos en estas ocasiones, es de momento mínima.

Las últimas inundaciones de gravedad en La Habana tuvieron lugar en 2005 a causa del huracán "Wilma", cuyo paso frente a la costa cubana originó desbordamientos de la línea costera de hasta dos kilómetros e inundaciones de un metro y medio de altura en la ciudad.

En el informe el jefe del Centro de Pronósticos del INSMET, José Rubiera, señaló que en el noroeste, donde está La Habana, se pueden registrar hoy vientos de entre 35 y 50 kilómetros por hora e "inundaciones costeras de ligeras a moderadas".

Este fenómeno se repetirá también en el sur y la mitad oriental, donde habrá vientos de 20 y 35 kilómetros por hora.

La tormenta tropical "Isaac" ha dejado más de 20.000 evacuados en Cuba, así como inundaciones menores en zonas costeras, ríos desbordados, interrupciones eléctricas y daños a viviendas mientras avanza por el mar al norte de la isla con rumbo hacia la Florida (EE.UU.).

Los medios oficiales informaron que en la provincia oriental de Holguín, por donde salió "Isaac" en la tarde del sábado, 20.312 personas dejaron sus hogares para alojarse con familiares y 382 personas permanecen evacuadas en albergues.

Se trata de la mayor cifra de desplazados en todo el país ante la peligrosa amenaza que significaron los vientos y las lluvias asociadas al ciclón.

Las provincias orientales cubanas de Guantánamo, Santiago de Cuba, Granma, Las Tunas, Holguín y Camagüey, que abarcan casi la mitad del territorio de la isla, recibieron la tormenta en estado de "alerta ciclónica".

En Baracoa, una localidad costera de Guantánamo proclive a las inundaciones por las penetraciones del mar, más de 2.000 personas tuvieron que abandonar sus casas, situación que se repitió en mayor o menor medida en puntos del oriente y el centro cubano como Granma, Camagüey y Ciego de Ávila.

Muchos de los evacuados fueron turistas que tuvieron que interrumpir antes de tiempo sus vacaciones de verano para regresar a sus hogares desde balnearios costeros.

Además del movimiento forzado de la población, en Baracoa ocurrieron 23 derrumbes de viviendas, 4 de ellos totales, así como afectaciones a plantaciones de plátanos y frutas, y hubo una interrupción del fluido eléctrico durante ocho horas.

Otros daños, principalmente eléctricos, se produjeron en los municipios de Gibara, Sagua de Tánamo y Rafael Freyre, todos en la faja costera de Holguín.
XS
SM
MD
LG