Enlaces de accesibilidad

Errores garrafales en la política


El representante republicano por Missouri Todd Akin.

El equivocado de hoy se llama Todd Akin, quien desde la semana pasada es el candidato a senador por el Partido Republicano en Missouri.

Los errores garrafales en la política no son monopolio de un partido. Cada candidato es un mundo. Y cada uno de ellos tiene todo su derecho a equivocarse, o como decimos los cubanos “a meter la pata”.

El equivocado de hoy se llama Todd Akin, quien desde la semana pasada es el candidato a senador por el Partido Republicano en Missouri. Su rival, la demócrata Claire McCaskill es muy vulnerable. Muchos analistas decían que ocupaba el escaño más difícil de defender. Los republicanos contaban con una victoria en Missouri para obtener una mayoría en el Senado en el 2013.

Pero nadie contaba con los errores de Akin.

Akin no espero mucho ser eje de una controversia política candente con posibles repercusiones hasta en la contienda presidencial entre el virtual candidato republicano Mitt Romney y el Presidente Barack Obama.

Akin, un conservador de pura cepa, sólo dijo lo que en la opinión de muchos medios de prensa de este país es lo que él cree. Dijo que las mujeres violadas no necesitaban un aborto porque las mujeres tienen anti-cuerpos que le impiden en salir encinta cuando son violadas.

Sus declaraciones fueron explosivas; particularmente para los republicanos que se ven en desventaja con el voto de las mujeres solteras. Tanto Romney como su candidato a la vicepresidencia inmediatamente le pidieron a Akin que se retirara de la campaña para darle a otro republicano la oportunidad de ganarle a McCaskill.

Akin tenía hasta el martes a las 5 p.m. para retirarse a tiempo. Pero se negó hacerlo. Dijo que se había equivocado, pidió disculpas y aseguró que lo que él había dicho no tenía tanta importancia.

El republicano de Missouri vive en un mundo alejado de la realidad. Esta misma semana los delegados del Partido Republicano se habían reunido a discutir la plataforma política del partido. Y una de las más polémicas para los republicanos es el derecho a la mujer a un aborto.

Los republicanos no creen en el aborto. Creen que los abortos van contra la naturaleza y que en efecto son un homicidio de un feto. Ellos creen que hay vida desde el momento en que la mujer concibe. Y por supuesto en ningún lugar hacer siquiera una excepción para las mujeres que son víctimas de una violación o de incesto.

Antes de las declaraciones de Akin, los republicanos querían que la plataforma social del partido pasara por desapercibida. Ellos prefieren en hablar de la economía; del desempleo en la nación; de los errores del presidente Obama.

Pero Akin le ha dado pie a todo tipo de críticas. Ha sido el hazme-reír de los demócratas y ha avergonzado a los republicanos. El partido ha dicho que no van a ayudar a Akin en su campaña. Lo mismo ha hecho los grupos que recaudan decenas de millones de dólares para ayudar a Romney y a los candidatos republicanos. Romney y Ryan tratan de separarse de Akin. Pero les es difícil.

Todos esperan a que pase la tormenta. Y el tiempo ayudará. Eso sí, lo difícil va a ser que Akin pueda ganarle a McCaskill, lo cual puede costarle a los republicanos el control del Senado.

Tu opinión

Mostrar los comentarios

XS
SM
MD
LG