Enlaces de accesibilidad

Campaña republicana por la presidencia


Paul Ryan (d), de Wisconsin, y Mitt Romney (i), durante una evento en Milwaukee, Wisconsin, Estados Unidos.

El candidato republicano a la presidencia estadounidense ganó dos puntos en la intención de voto ante el presidente Barack Obama.

Las diferencias de posición entre Mitt Romney y Paul Ryan -esta vez sobre temas sociales candentes- quedaron expuestas este miércoles cuando la fórmula republicana a la Casa Blanca se vio arrastrada a un debate sobre el aborto.

El candidato a vicepresidente destacó nuevamente que Romney es el nominado y minimizó las diferencias de opinión que ha tenido con él.

"Estoy orgulloso de mis antecedentes provida. Y respaldo mis antecedentes provida en el Congreso. Es algo de lo que estoy orgulloso. Pero Mitt Romney es la parte más importante de la fórmula, Mitt Romney será el presidente y él establecerá la política de la administración Romney", dijo Ryan a un canal de televisión de Pensilvania, según informa la AP.

Romney no se opone al aborto en casos de violación e incesto, o si se trata de salvar la vida de la madre, mientras que Ryan se opone al aborto incluso en casos de violación e incesto.

Desde que Romney designó públicamente a Ryan como su compañero de fórmula, el candidato presidencial republicano ha sido acosado por preguntas sobre cómo sus propios puntos de vista difieren con los del congresista por Wisconsin.

Ryan fue el arquitecto de un plan de presupuesto que cambiaría drásticamente el Medicare, el seguro médico gubernamental para personas de 65 años de edad o más e incapacitados de cualquier edad. Después de la nominación de Ryan, los demócratas trataron inmediatamente de vincular a Romney con los planes de su nuevo compañero.

El candidato presidencial republicano ha dicho que su plan es diferente, pero básicamente se negó a entrar en los detalles de sus diferencias. En cambio, ha hecho hincapié en lo que llama principios compartidos y ha insistido en que Ryan se unió al equipo de Romney y no al revés.

La reciente atención pública estadounidense al tema del aborto viene a raíz de las declaraciones del candidato a senador Todd Akin, quien quiere despojar de su cargo por Misurí a la senadora demócrata Claire McCaskill.

En una entrevista transmitida el domingo, se le preguntó si debe legalizarse el aborto en casos de violación, a lo que Akin respondió: "A mí me parece, en primer lugar, por lo que entiendo de los médicos, que eso es realmente inusual. Si se trata de una violación legítima, el cuerpo femenino tiene formas para tratar de evitar todo eso (la fecundación) por completo".

Mientras que, por otro lado, Ben Bernanke recibió un sorpresivo apoyo a su trabajo en la Reserva Federal de Estados Unidos de parte de un alto asesor del candidato presidencial republicano Mitt Romney, quien dijo que el funcionario debería ser considerado para un tercer mandato como presidente del banco central de este país.

Glenn Hubbard, asesor económico del candidato republicano, dijo que aconsejaría a Romney en caso de que éste llegue a la presidencia que Bernanke debe "tener la mayor consideración" para permanecer en el cargo más allá de enero del 2014, cuando expira su mandato.

Los comentarios son sorpresivos dado que Romney ha dicho que no reelegirá a Bernanke más allá del 2014. Además, muchos republicanos de alto rango han criticado las políticas más agresivas de la Fed desde la Gran Recesión, las que califican como imprudentes.

Además, el candidato republicano a la presidencia estadounidense ganó dos puntos en la intención de voto ante el presidente Barack Obama, según una encuesta de The Wall Street Journal/NBC divulgada este martes.

La encuesta de The Wall Street Journal/NBC es la primera desde que Romney anunció como compañero de fórmula al representante por Wisconsin (norte), Paul Ryan, conocido por su conservadurismo en cuestiones sociales y defensor de una reducción forzada del gasto público, en particular del ámbito social.

En general, 47% de los votantes registrados dijeron que planean respaldar la reelección de Obama y el vicepresidente Joe Biden en noviembre, mientras que el 46% se pronunció a favor de Romney y Ryan.

XS
SM
MD
LG