Enlaces de accesibilidad

Recompensa por escribir y twittear


Buscador cubano en la Internet.

El interés del régimen por aparentar que sintoniza con los nuevos tiempos no era más que un espejismo, fuegos artificiales para entretenernos.

Podíamos imaginar que el furor de algunos periodistas oficiales a la hora de lanzarse a las redes sociales iba más allá del supuesto apego al sistema que impera en Cuba.

En las últimas semanas hemos podido leer varias informaciones en las que comprobamos, una vez más, que aquel interés del régimen por aparentar que sintoniza con los nuevos tiempos no era más que un espejismo, fuegos artificiales para entretenernos.

Con el recuerdo todavía presente del Blogazo por Cuba, ese encuentro en Matanzas de blogueros y periodistas oficiales en los que se estableció el paso a seguir en las redes de forma uniforme y sin fisuras, nos enteramos al cabo de poco tiempo que los mismos impulsores del encuentro, los tres jóvenes estudiantes de La Joven Cuba, tuvieron que dar por concluida, hasta nuevo aviso, su aventura bloguera.

A día de hoy se desconoce la razón, pero podría ser que en ese cierre abrupto e inesperado habría tenido que ver algo la publicación de un artículo crítico con las políticas del régimen.

Poco después de este cierre se vivió un nuevo capítulo de censura y de intransigencia en la red oficialista. Una periodista del ámbito oficial publicó en su blog un artículo crítico con el traslado de la sede provincial del Partido Comunista de Cuba (PCC) en Camagüey. El traslado se hizo con un despilfarro de recursos considerable que obviamente no pasó desapercibido por las amplias capas de población empobrecida que habitan el área.

Que una bloguera recogiera el sentir popular y lo plasmara en su blog fue demasiado. Ese artículo desapareció, sea por temores de la periodista, o bien porque se articularon los mecanismos de represión de la opinión pública, incluso en ese espacio, la blogosfera, que parece inaccesible a la mayoría de la población.

Ese mismo artículo fue reproducido después por otro periodista del ámbito oficial, el cual también lo retiró cuando el texto desapareció de su fuente original. Probablemente en todos estos casos llegaron a creer que realmente el régimen se había abierto a la crítica. Pero no parece muy sensato esperar a que en ese sistema se produzcan cambios; una Cuba mejor es posible, pero ante todo, otra Cuba sería mejor, una Cuba más cercana a la civilización, por supuesto.

Cada día que pasa el régimen da más muestras de que no podrá más que dedicarse a impedir que los cubanos accedan libremente a Internet y que los profesionales de la información se dediquen fundamentalmente a eso, a informar u opinar con total libertad. Porque el régimen cubano no es sostenible con un mundo conectado, y de hecho, si tuviéramos una máquina del tiempo y retrocediéramos a 1959, Fidel Castro y la instauración de su dictadura no sería posible si entonces se hubiera contado con las herramientas tecnológicas actuales.

Tampoco les va a funcionar el hecho de incentivar económicamente a los periodistas que usen sus redes sociales para esparcir la propaganda conveniente, siguiendo las líneas del discurso oficial. Hemos visto como desde las altas esferas se envían documentos instrucciones sobre los mensajes en los que hay que incidir en las redes masivamente, ahora conocemos, porque un periodista que ha desertado lo ha contado, que se ofrecen estímulos económicos a los que postean y tuitean a favor del régimen.

Todo ello no parece más que un parche para ir tirando, comprando tiempo y voluntades. Definitivamente, hace rato que ha llegado el momento en que incluso los que se prestan para este juego reaccionen ante un grupo de poder que los está instrumentalizando para sus propios intereses. Por sentido común, cualquier prebenda que reciban por parte del régimen es nada ante el potencial de beneficios para sus vidas en una Cuba bajo otra dirección.
  • 16x9 Image

    Joan Antoni Guerrero Vall

    Joan Antoni Guerrero Vall (Reus, España, 1979) es periodista licenciado en la Universidad Autónoma de Barcelona (UAB). Ha trabajado y colaborado con agencias de noticias como Europa Press y ANA, con periódicos en lengua catalana como el AVUI, ARA, Diari d'Andorra o Diari de Tarragona, así como en el semanario El Temps, Nació Digital o la antigua COM Ràdio. Combina sus colaboraciones periodísticas con actividades de comunicación para instituciones educativas como la Universitat Oberta de Catalunya (UOC) o también culturales. En 2009, tras varios viajes a Cuba, decidió crear un blog sobre la Isla. Bajo el título Punto Cuba, el autor pretende ofrecer una visión externa y desde la distancia sobre lo que sucede en la Isla, con especial interés sobre las dinámicas de oposición al gobierno cubano, tanto sobre el espacio físico como el digital, así como observar la lucha del pueblo cubano por la recuperación de sus derechos fundamentales. Colabora con Radio Martí desde 2010. Al mismo tiempo, forma parte del equipo que lanzó la versión en catalán de la plataforma de blogueros Global Voices, colectivo con el que obutvo el Premio Blogs Catalunya 2013 en la categoría de Nuevos Medios.
XS
SM
MD
LG