Enlaces de accesibilidad

Los mejores deportistas olímpicos de la historia


Fotografía de archivo del jamaicano Usain Bolt (i). EFE/YORICK

La agencia Reuters informa sobre los mejores atletas olímpicos desde que se iniciaron los Juegos modernos en 1896:

SPIRIDON LOUIS (Grecia, 1873-1940)

Bajo la recomendación del lingüista e historiador francés Michel Breal, el maratón fue introducido en la primera edición moderna de los Juegos para celebrar la leyenda de Filípides llevando a Atenas la noticia de la victoria sobre los Persas en la Batalla de Maratón en el 450 a.C.

Louis llevaba agua mineral de su pueblo Maroussi a Atenas dos veces al día, andando en chinelas, y la resistencia física exhibida lo convirtió en un gran candidato en el primer maratón olímpico en el quinto día de aquellos Juegos de Atenas.

La carrera alimentó la imaginación de los griegos, que salieron masivamente a las calles y 60.000 personas colmaron el estadio Panathinaiko para ver a Louis finalizar en primer lugar y confirmar así el éxito de los noveles Juegos.

En recompensa, Louis rechazó el ofrecimiento para tener una novia pero aceptó comidas gratis y cortes de pelo de por vida, además de una porción de tierra.
- - - -

PAAVO NURMI (Finlandia, 1897-1973)

Nurmi, el más grande de los "Finlandeses Voladores" que revolucionó el atletismo de fondo, era un hombre solitario cuya obsesión por las rutinas de entrenamiento que combinaran velocidad y resistencia estaba años por delante de su tiempo.

En los Juegos de Amberes 1920, Nurmi ganó medallas de oro en los 10.000 metros y en las pruebas de campo traviesa individual y por equipos.

El finlandés obtuvo cinco preseas doradas más en los Juegos de París 1924 y creyó haber podido ganar una sexta si el equipo de su país le hubiese permitido competir en los 10.000 metros. Su noveno oro llegó en esa distancia en los Juegos de Amsterdam, cuatro años después.

Nurmi planeaba competir en Los Ángeles 1932, pero fue declarado profesional y quedó amargado por el resto de su vida.

Sin embargo, un digno tributo fue rendido al hombre que batió 29 récords mundiales cuando portó la antorcha olímpica en el estadio de los Juegos de Helsinki 1952, recibiendo un impresionante aplauso.

Una estatua de Nurmi se levanta hasta la actualidad en las afueras del estadio Olímpico de la capital finlandesa.
- - - -

JOHNNY WEISMULLER (Estados Unidos, 1904-84)

Weismuller, quien comenzó a nadar luego de contraer poliomielitis cuando era niño, fue la primera persona que bajó los 60 segundos en los 100 metros estilo libre.

El estadounidense fue campeón olímpico en los 400 y 100 metros libres en los Juegos de París 1924 y retuvo su título en los 100 metros en Amsterdam cuatro años después, finalizando invicto con cinco oros olímpicos y 67 récords mundiales.

Después de retirarse de la piscina, el mejor nadador de la primera mitad del siglo XX empezó una carrera en Hollywood, representando a Tarzán junto a Maureen O'Sullivan en el rol de Jane.

El filme requirió de las habilidades de Weismuller en nado, saltos entre árboles, frecuentes gritos al estilo Tarzán y un mínimo de capacidad de actuación.
- - - -

JESSE OWENS (Estados Unidos, 1913-1980)

Elegancia y potencia se combinaron para provocar un efecto singular en Jesse Owens, quien batió cinco plusmarcas mundiales e igualó una sexta en el impresionante espacio de apenas una hora en Ann Arbor, Michigan, el 25 de mayo de 1935.

En los Juegos de Berlín del año siguiente, Owens igualó el récord olímpico al ganar la prueba de 100 metros planos, quebró la plusmarca olímpica que había logrado en las primeras rondas cuando ganó la final de los 200 y también derrotó al favorito local Lutz Long en el salto largo.

Owens pudo no haberse clasificado a la final tras dos saltos en falso si no hubiera sido porque Long le aconsejó que se pusiera una marca más atrás para asegurarse un intento válido.

Su cuarta medalla de oro llegó en circunstancias controversiales. En unos Juegos presenciados por Adolf Hitler y sus secuaces, que explotaron al máximo todas las oportunidades de propaganda que ofrece el evento olímpico, dos miembros judíos del equipo estadounidense de la carrera de relevos de 4x100 metros fueron excluidos y Owens finalmente integró el cuarteto ganador.

Owens, que intercambió correspondencia con Lutz hasta la muerte de este último en la Segunda Guerra Mundial, se encontró con problemas raciales en su propio país, ya que sus logros no le ayudaron a conseguir un empleo.
- - - -

FANNY BLANKERS-KOEN (Holanda, 1918-2004)

Fanny Blankers-Koen había competido en Berlín 1936, finalizando fuera de los lugares de medallas en el salto largo y la carrera de relevos de 4x100 metros.

Para el momento de los Juegos de Londres 1948 ella ya era madre y tenía 30 años, algo que en aquellos tiempos implicaba no tener posibilidades de éxito a pesar de ser dueña de siete récords mundiales.

Pero Blankers-Koen silenció a los escépticos e iluminó a unos Juegos realizados con una Europa devastada por la guerra al ganar los 100 y 200 metros planos, los 80 metros con vallas y la carrera de relevos de 4x100.

La atleta solo se vio completamente exigida en la prueba con vallas, donde superó por poco a la británica Maureen Gardner, quien cronometró el mismo tiempo de 11,2 segundos, y regresó a casa para convertirse en ama de casa a tiempo completo.
- - - -

LARISA LATYNINA (Unión Soviética, 1934-)

Latynina soportó la ocupación nazi en su nativa Ucrania y la prematura muerte de su padre para convertirse en una gimnasta en una era en la que la elegancia del ballet era más valorada que las condiciones atléticas.

Empezando en los Juegos de Melbourne 1956, donde protagonizó un gran duelo con la húngara Agnes Keleti, Latynina conquistó un récord de 18 medallas en tres Juegos Olímpicos para la Unión Soviética.

En Melbourne, Latynina venció a Keleti en el evento polifacético, compartió el oro con su rival en la prueba de suelo y ganó en la de saltos. Además, la Unión Soviética triunfó en el evento por equipos.

Latynina tuvo un éxito similar en Roma y Tokio y terminó su carrera olímpica con un total de nueve medallas de oro, cinco de plata y cuatro de bronce.
- - - -

MARK SPITZ (Estados Unidos, 1950-)

El pelo largo y el prominente bigote que Mark Spitz mostró en los Juegos Olímpicos de Múnich 1972 contravenían las creencias de la época, que indicaban que todo el bello corporal debía ser afeitado para tener mayor rapidez en el agua.

Eso ciertamente no impidió que Spitz lograra un récord de siete medallas de oro en los 100 y 200 metros estilo libre, los 100 y 200 mariposa y en tres carreras de relevos, todas ellas con récords mundiales incluidos.

Spitz, un deportista judío que había competido en los Juegos Macabeos en Tel Aviv en 1965, consiguió su última victoria horas antes de que el grupo palestino Septiembre Negro capturara y asesinara a 11 atletas israelíes.

Spitz abandonó Alemania Occidental escoltado por guardias armados y no pudo asistir a la ceremonia de clausura de los Juegos.

En 1992, Spitz volvió del retiro e intentó sin éxito clasificar a los Juegos de Barcelona. A los 41 años, sus tiempos eran similares a los de sus días dorados, pero el mundo de la natación había avanzado.
- - - -

TEOFILO STEVENSON (Cuba, 1952-2012)

Un combate de boxeo que estuvo siempre confinado al mundo de la fantasía desde los años 70 era un duelo entre Muhammad Alí y el cubano Teófilo Stevenson, tres veces campeón olímpico de peso pesado.

A los 20 años, Stevenson ganó su primera medalla de oro en Múnich 1972, los Juegos en los que Cuba demostró ser una potencia en el boxeo amateur con sus primeros tres títulos, una presea de plata y otra de bronce.

Stevenson ganó por abandono, ya que su rival, el rumano Ioin Alexe, no se presentó por una lesión.

Su segundo oro olímpico llegó en los Juegos de Montreal y generó el interés de promotores estadounidenses, que le ofrecieron 5 millones de dólares por desafiar a Alí. Stevenson rechazó todos los incentivos.

En su mejor edad, Stevenson era un boxeador ágil y atlético con un sólido jab izquierdo y una dura derecha, que además superaba en altura a la mayoría de sus rivales.
- - - -

NADIA COMANECI (Rumania, 1961-)

Comaneci es considerada una de las mejores gimnastas del siglo XX y fue la primera en lograr una puntuación de 10 puntos en unos Juegos.

A los nueve años ganó sus primeras competencias en categorías juveniles y en 1974 era campeona mundial juvenil.

La rumana descolló en los Olímpicos de Montreal 1976, cuando conquistó tres medallas de oro en competencias individuales (paralelas asimétricas, barra y general individual), una de plata por equipos y otra de bronce en individuales.

Sus actuaciones quedaron en la historia y la convirtieron en una figura de gran popularidad a nivel mundial. Cuando volvió a su país fue recibida como una heroína.

Cuatro años después, en Moscú, completó su cosecha de nueve preseas con otros dos oros (suelo y barra) y dos platas.

Comaneci dejó el deporte poco después de esos Juegos y en los años siguientes trabajó en la federación de su país entrenando a jóvenes promesas.
- - - -

NAIM SULEYMANOGLU (Turquía, 1967-)

Suleymanoglu, apodado el "Hércules de Bolsillo", se convirtió en héroe nacional en Turquía luego de desertar del equipo de Bulgaria en el campeonato mundial de halterofilia en Melbourne en 1986.

Nacido en Ptichar, Bulgaria, pero con ascendencia turca, Suleymanoglu no pudo ganar un oro olímpico en los Juegos de Los Ángeles 1984 cuando Bulgaria se unió al boicot del bloque oriental.

Suleymanoglu compitió en los Juegos de Seúl 1988 luego de que Turquía pagara 1 millón de dólares a Bulgaria para modificar reglas de nacionalidad. Allí, el atleta batió sus propios récords mundiales en snatch (levantamiento a un tiempo), clean y jerk (fases del envión) y levantamiento total, además de alzar tres veces el peso de su propio cuerpo.

Un millón de personas ovacionaron a Suleymanoglu en su regreso y Bulgaria respondió a la presión internacional dejando a 300.000 turcos cruzar la frontera.
- - - -

FELIX SAVON FABRE (CUBA, 1967-)

Savón ganó seis títulos en campeonatos mundiales entre aficionados, además de conquistar tres oros olímpicos sucesivos y obtener cuatro coronas en las Copas del Mundo en la división de hasta 91 kilogramos.

Era un boxeador de potente pegada y excelente desplazamiento girando hacia ambos lados del cuerpo, cualidades que hicieron temblar a más de uno de sus rivales durante los 20 años que se mantuvo en activo hasta su retiro en el 2001.

Nació en un pequeño poblado de San Vicente, en la oriental provincia cubana de Guantánamo, el 22 de septiembre de 1967.

Llegó a los Olímpicos de Barcelona 1992 como gran favorito. Venció en todos los combates y en la final por el oro venció 14-1 al nigeriano David Izonritei.

Cuatro años después en Atlanta se convirtió en doble campeón olímpico, superando por el oro 20-1 al canadiense de origen africano David Defiagbon.

"Me conformo con ganar mundiales y olimpíadas. No me interesa el profesionalismo", dijo Savón al rechazar una de las ofertas para saltar al boxeo profesional.

En Sídney 2000 Savón se convirtió en triple campeón olímpico, hazaña que comparte solamente con su compatriota Stevenson y el húngaro Lazlo Papp.
- - - -

CARL LEWIS (Estados Unidos, 1961-)

El velocista y atleta de salto en largo Carl Lewis se propuso emular a su ídolo de la niñez, Jesse Owens, en los Juegos de Los Ángeles 1984, un evento olímpico muy comercial y cubierto por la extravagancia de Hollywood.

El joven estadounidense fue intocable en el Coliseum tras una largada lenta en la final de los 100 metros, la cual su entrenador dijo que le había costado un récord mundial. Para el final de los Juegos, Lewis era indiscutiblemente el mejor atleta del mundo.

Quizá imprudentemente, el representante de Lewis lo comparó con Michael Jackson y su enorme atractivo comercial en un deporte que acababa de convertirse en profesional decayó cuando patrocinadores se alejaron y el público estadounidense percibió a su nuevo campeón como frío y arrogante.

Lewis nunca trascendió en su deporte de la manera que esperaba, pero su medida real como hombre fue su perdurable excelencia y su implacable espíritu competitivo.

El atleta ganó el oro olímpico en salto largo en cuatro Juegos consecutivos y para el final de su carrera tenía cosechados un total de nueve títulos olímpicos y ocho mundiales.
- - - -

USAIN BOLT (Jamaica, 1986-)

El ilimitado potencial de Usain Bolt se hizo evidente desde sus días de escolar en Jamaica. Una enfermedad crónica de espalda no salió a la luz hasta que se retiró de los Juegos de Atenas 2004, cuando finalizó quinto en la primera ronda clasificatoria en los 100 metros.

Un tratamiento médico exitoso y un nuevo régimen de entrenamiento por parte del nuevo entrenador Glenn Mills transformaron la suerte del despreocupado jamaiquino. Mills quería que Bolt pasara de los 200 a los 400 metros, pero Bolt decidió intentar en los 100.

En el año olímpico del 2008, Bolt cronometró 9,76 segundos en su natal Kingston, quedando a solo dos centésimas de la plusmarca mundial de su compatriota Asafa Powell en la que era apenas su tercera carrera competitiva de 100 metros. Luego redujo la marca de Powell a 9,74 en Nueva York.

Todo eso fue simplemente un preludio de los Juegos Olímpicos. En Pekín, Bolt cronometró un asombroso tiempo de 9,69 segundos en la final de los 100 a pesar de haber reducido la velocidad en los últimos 20 metros.

Más tarde, batió el récord mundial de 19,32 segundos logrado por Michael Johnson en los 200 en 1996 -un tiempo que según estadísticos duraría al menos 25 años-, por dos centésimas. Su victoria en la carrera de relevos de 4x100 fue una formalidad.

En el Mundial de Atletismo de Berlín al año siguiente, Bolt llevó sus récords mundiales a otra dimensión. Cronometró 9,58 segundos en los 100 metros y 19,19 en los 200, bajando 11 centésimas en ambas plusmarcas.

Johnson y otros expertos creen que Bolt ahora podría convertirse en el primer hombre que ostente las plusmarcas mundiales en los 100, 200 y 400 metros.
- - - -

MICHAEL PHELPS (Estados Unidos, 1985-)

Michael Phelps eclipsó a Spitz al ganar ocho medallas de oro y batir siete récords mundiales en ocho pruebas en los Juegos de Pekín. El estadounidense nadó los cuatro estilos respecto a los dos de Spitz y, de haber sido un país, habría finalizado entre los primeros 10 puestos del medallero.

Phelps ganó oros olímpicos en los 200 y 400 metros individual estilo combinado, en los 100 y 200 mariposa, los 200 metros libre y tres carreras de relevos.

"Es el mejor nadador de todos los tiempos y el mejor deportista olímpico de la historia", dijo Spitz. "Es tal vez el mejor deportista de todos los tiempos", agregó.

Por su parte, Phelps declaró: "Quería hacer algo que nadie había hecho".

Posiblemente como reacción a las incesantes y rigurosas exigencias del entrenamiento que implica el deporte que eligió, Phelps atravesó momentos problemáticos después de los Juegos del 2004 y el 2008.

Después de Atenas se declaró culpable de haber manejado bajo la influencia del alcohol y luego de Pekín fue fotografiado en una fiesta con una pipa de las que se usa para fumar marihuana.

Tu opinión

Mostrar los comentarios

XS
SM
MD
LG