Enlaces de accesibilidad

Correa planea expulsar a USAID de Ecuador


Archivo. CORREA RECIBE A HILLARY CLINTON EN EL PALACIO DE GOBIERNO DE QUITO
El Gobierno ecuatoriano tiene en mente sacar del país a la Agencia de Estados Unidos para el Desarrollo Internacional (USAID), y analiza las repercusiones que tendría para Ecuador esa decisión.

El jueves pasado, un equipo de la Cancillería y de la Secretaría Técnica de Cooperación Internacional (SETECI) tuvo una reunión para evaluar las consecuencias que tendría la expulsión definitiva de USAID. De concretarse la decisión, el presidente Rafael Correa la haría pública esta misma semana.

El Gobierno ecuatoriano planea denunciar el Convenio de Cooperación entre Ecuador y EE.UU., de 1962, para la ayuda económica y técnica, pedir el cierre financiero y administrativo de los proyectos, inventariar los bienes ingresados en el país y solicitar la entrega de estudios e investigaciones realizados por ese organismo, como parte de los convenios.

Una fuente que pidió el anonimato dijo a Martí Noticias que el Gobierno estaría valorando la posibilidad de traspasar esos bienes a los socios locales de los proyectos, sobre todo en el caso de aquellos que están por concluir. Ecuador reclamaría la patente intelectual de las investigaciones adelantados por la USAID.

La USAID destinó, en 2010, $19, 2 millones de dólares adicionales como enmienda 3, y si se cierran sus programas no sólo se verían afectadas las ONG’s y los gobiernos autónomos descentralizados, sino las propias instituciones gubernamentales. Como muchos de los proyectos actualmente en ejecución se quedarían sin fuente de financiación, el Gobierno estudia la posibilidad de buscarla de forma alternativa, a través de otros cooperantes, o sacando del fisco.

Rafael Correa ya había anunciado a finales de junio de este año que se estaba analizando, por parte de los países del ALBA, expulsar a la USAID “de nuestros países” porque no permitiremos, según el mandatario, “esta descarada intervención”.

“No permitiremos estas descaradas injerencias externas con los vasallos criollos que se entregan a intereses extranjeros”, así se refirió Correa a la supuesta intervención de la Agencia de los Estados Unidos para el Desarrollo Internacional (USAID) en varios países miembros del ALBA.

Correa empezó la Cruzada contra la USAID cuando se enteró que, entre las instituciones favorecidas con su financiamiento, estaba Fundamedios, una ONG que denuncia sistemáticamente los abusos contra la libertad de expresión de su gobierno.

El presidente ecuatoriano habló de USD 4.3 millones entregados por USAID a varias ONG opositoras a su ejecutivo, “disfrazando, como no podía ser de otra manera, de ONG, empezando por la celebérrima Fundamedios”.

“¿Saben cuánto les está dando a estas organizaciones? USD 4.3 millones, vayan y vean cuánto cuesta una campaña electoral, si recibimos 20 centavos del extranjero, con justa razón, podemos ser destituidos, totalmente correcto porque eso genera vínculos, conflictos de intereses”, dijo Correa.

César Ricaurte, director de Fundamedios, ha dicho que el principal socio de USAID en Ecuador es el propio gobierno, y no las ONG’s y las fundaciones.

La USAID, añadió Ricaurte, ejecuta valiosos programas en la frontera Norte ecuatoriana, por lo que los más afectados serían los habitantes de esa convulsionada región. El Gobierno tiene previsto tomar medidas especiales en esas zonas (y otras de la Amazonía, donde los programas de USAID gozan de popularidad), reuniéndose con caciques locales para evitar costos políticos relevantes.

Algunos de los programas bilaterales entre Ecuador y EE.UU. abarcan temas tan sensibles como el fortalecimiento de la justicia, de la Asamblea Nacional, fortalecimiento municipal, del manejo electoral y de la democracia (tan frágil en el país andino), algunos de los cuales estaban previstos hasta el 2013.

Tu opinión

Mostrar los comentarios

XS
SM
MD
LG