Enlaces de accesibilidad

Los invitados designados, los íntimos, se esmeraron y lograron hacer el ridículo en torno a un pastel verde olivo con grados de general.

Raúl Castro asumió la presidencia de Cuba en febrero de 2008, ya en el 2006 Fidel Castro, por motivos harto conocidos, delegó funciones en el menor Castro Ruz. Aquella noche el General, “Toco el cielo con las Manos”.

Con esa inconfundible forma de mirar la realidad, similar a la de las moscas; el señor Presidente cumplió, hace tan solo unas horas, 81 años de edad. Ayer - como aquel que dice – el General sobrepasó en tan sólo 16 años, la edad oficial de retiro aprobada por la última sesión del parlamento cubano.

Numerosas felicitaciones, y múltiples regalos llegaron a palacio intentando hacer creer que todo marcha a pedir de boca. La fiesta, una especie de ritual de aquelarre, presidida por el homenajeado; el gran cabrón (una de las formas que toma el demonio).

Los invitados designados, los íntimos, se esmeraron y lograron hacer el ridículo en torno a un pastel verde olivo con grados de general.

Una misiva de felicitación llegada desde Managua, Nicaragua, en la que el presidente Daniel Ortega “reconoce la gloriosa gesta de la revolución cubana, y de sus líderes, particularmente de Fidel y Raúl, ejemplos de firmeza y consecuencia, inmortalizados ya en el corazón luminoso de nuestra América", adornó la primera plana del periódico oficial.

Según comentarios de la popular “radio altura”, dicen que el ingeniero en electrónica, ex miembro de las FAR, y actual vicepresidente, Miguel Díaz Canel, olvidó felicitar al cumpleañero y que además no fue invitado al ágape ¿Será tronado, o está en remojo? No sé, tenemos que averiguar.

Los apagones han vuelto a ser tema recurrente en la nación caribeña, y en la celebración fue asunto conversado y ahogado en alcohol. Los capos revolucionarios mostraban su inseguridad ante un panorama sin Chávez, que como todos sabemos es el principal aliado político y económico de Cuba, y cuyo petróleo es vital para la isla.

El espectáculo culinario, corrió de manos del Chef Jesús, se ofrecieron atractivas delicias al paladar y a la vista; la degustación fue matizada por inquietos comentarios en torno a las próximas elecciones de Estados Unidos.

Un cumpleaños gris con pespuntes negros. Ciento cincuenta medias sonrisas no lograron atenuar la depresión del festejado por la pérdida de expectativas en la perforación de Repsol. El nuevo rey le apostaba a la independencia energética que Cuba decía tener en aguas del Golfo de México.

A las 0:27 am la música se detuvo, el vodka se confundió con melancólicas reflexiones, y la voz engolada del alcoholizado anfitrión, puso fin al jolgorio con un “Tranquilos, el sistema judicial mundial está repleto de barreras que impiden sancionar a muerte a jefes, o a ex jefes de estado. Vean lo de Mubarak”.
  • 16x9 Image

    Juan Juan Almeida

    Licenciado en Ciencias Penales. Analista, escritor. Fue premiado en un concurso de cuentos cortos en Argentina. En el año 2009 publica “Memorias de un guerrillero desconocido cubano”, novela testimonio donde satiriza  la decadencia de la élite del poder en Cuba.

Tu opinión

Mostrar los comentarios

XS
SM
MD
LG