Enlaces de accesibilidad

Multimillonario pone el glamour a la Bienal de La Habana


"Barco de la tolerancia" de las artistas Ilya y Emilia Kabakov, en La Habana .

Un mega yate privado, varado en uno de los canales de la Marina Hemingway, será escenario de un cóctel exclusivo para los artistas, curadores y galeristas.

En un contexto algo convulso, y apostando a las artes como excelente manera de encuentro, el próximo viernes 11 de mayo abrirá sus puertas la Oncena Bienal de La Habana. La temática central será “Prácticas artísticas e imaginario social”. Según Cornelius Castoriadis, creador del concepto imaginario social, cambio social implica discontinuidad radical.

Durante todo este mes, artistas, galeristas, turistas de la curiosidad y público en general se darán cita en La Habana. Diferentes discursos estéticos, inquietantes para algunos, inundarán los espacios (de ante mano autorizados) de la capital cubana.

Es real que los creadores de la isla no tienen la libertad de expresar y de elegir, axioma insoslayable de las “prácticas artísticas”, padecen un gobierno dirigido por censores de la fantasía. Pero, es cierto que sacar el arte a la calle, es una de esas novedades (ya ensayadas) que establecen una relación saludable entre el artista y su público.

El pionero de este tipo de acciones en Cuba es el maestro Manuel Mendive, que coloreando cuerpos desnudos da vida a una poesía, convirtiendo la ciudad en jungla.
Esperemos que a los miembros del proyecto cultural alternativo OMNI-ZONAFRANCA se les permita realizar una serie de acciones que ya tienen anunciadas, la primera la han llamado “Arroz a la democracia”, y consiste en que las personas escojan con qué combinar el arroz, de varias opciones que tendrán sobre una mesa. Como invitado especial tendrán a Antoine, un poeta francés de la calle que regala versos a todos los transeúntes que le cuentan una historia. Algo así como retratar un deseo, o un anhelo inconfesable.

Durante toda esta convocatoria devenida en festividad, se exhibirán obras de artistas plásticos de más de 40 países. Destaca el "Barco de la tolerancia", con dibujos de 500 niños, proyecto de Ilya y Emily Kabakov (de Rusia y Estados Unidos respectivamente), que ya “navega” frente al Castillo de la Real Fuerza, en La Habana Vieja.

Se exhibirán además nueve proyectos colectivos, entre ellos "Cinema Remixed & Reloaded 2.0", de artistas negras estadounidenses, coordinado por Andrea Barnwell Brownlee, del Museo de Bellas Artes de Spelman College de Atlanta, y Valerie Cassel Oliver, del Museo de Arte Contemporáneo de Houston. También cubanos radicados en otros países como Alexandre Arrechea, Carlos Garaicoa y Florencio Gelabert.
El colectivo "Los Carpinteros" el viernes desarrollará por el paseo del Prado, de Neptuno hasta Colón, Una conga irreversible.

Según las autoridades, la idea de esta bienal es trabajar con el arte vivo e involucrar al espectador, convertir el contexto cubano y sus escenarios públicos en experimentación artística.

Pero no cuenta el gobierno que el sábado justo a la hora del cañonazo, sobre un mega yate privado, varado en uno de los canales de la Marina Hemingway, se dará un cóctel exclusivo para invitados seleccionados, que como novio desprejuiciado y esposa desaforada, a ritmo de son con champán y canapés de foie gras, celebrarán su performance entre el adentro putrefacto y el afuera deseoso. En fin, no veo el por qué redundar, el arte cubano es placer, es sátira y provocación.
XS
SM
MD
LG