Enlaces de accesibilidad

Una biografía del Monseñor Agustín Roman


Monseñor Agustín Roman, el primer cubano en ser ordenado obispo en Estados Unidos, murió el miércoles por la noche en Miami de un paro cardíaco, a la edad de 83 años.

Durante años fue el rector de la Ermita de la Caridad, que ayudó a fundar con el respaldo de la comunidad miamense, y cuyo templo se ha convertido en centro de evangelización, oración y símbolo del exilio cubano.

"La Arquidiócesis de Miami ha perdido a un gran evangelizador que incansablemente predicó el Evangelio a todos", declaró el Arzobispo Thomas Wenski en un comunicado. El pueblo cubano ha perdido un gran patriota, añadió Wenski, quien subrayó que el obispo Román fue el Félix Varela de nuestros tiempos.

Agustín Alejo Román Rodríguez, nació en el municipio habanero de San Antonio de los Baños, el 5 de mayo de 1928. Hijo de Juana M. Rodríguez y Rosendo Román, campesino de orígen español.

Ordenado sacerdote para la Diócesis de Matanzas el 5 de julio de 1959, Román fue expulsado a España por el régimen comunista de Fidel Castro junto a otros 130 religiosos el 17 de septiembre de 1961, a bordo del vapor Covandonga, en medio de la confrontación ente la Iglesia Católica y el régimen marxista leninista que comenzaba a instaurarse en Cuba.

Durante cuatro años trabajó en la diócesis de Temuco, Chile, donde fue director espiritual y profesor del Instituto de Humanidades, y rector de la parroquia del Espíritu en la misma diócesis.

Llegó a Miami como sacerdote en 1966, fue capellán del Hospital "Mercy" en la archidiócesis de Miami y en septiembre de 1967, el primer arzobispo de Miami, Coleman Carroll, lo nombró rector de la Ermita, que habría de construirse aledaña a ese hospital.

El Papa Juan Pablo lo nombró obispo auxiliar de Miami el 25 de enero de 1979 y dos meses más tarde recibió la consagración episcopal de Monseñor Edward McCarthy, Arzobispo de Miami.

El Papa Benedicto XVI aceptó su renuncia como obispo auxiliar de la archidiócesis de Miami el 7 de junio de 2003, al cumplir los 75 años, como lo requiere las disposiciones canónicas.

A pesar de su retiro oficial, Román siguió predicando en la Ermita de la Caridad. El miércoles en la noche tenía previsto dictar un clase de catecismo y al ver que no llegaba, fueron a buscarlo a su casa. Lo encontraron desmayado dentro de su automóvil. Transportado al Hospital Mercy, fue pronunciado muerto a las 9 y 45 de la noche.
XS
SM
MD
LG