Enlaces de accesibilidad

Venezuela elude incautación de activos petroleros con transferencias de crudo en alta mar


Transferencia barco a barco. (STS)

PDVSA y CUPET, de Cuba, utilizan las instalaciones del puerto de Matanzas para almacenar gasóleo venezolano.

La petrolera estatal venezolana PDVSA ha limitado los daños producidos por una caída sin precedentes en sus exportaciones petroleras mediante la transferencia de barriles entre tanqueros en el mar y el despacho de buques desde la vecina Cuba, para evitar incautaciones de activos.

La nación latinoamericana registra este año la tasa más baja de producción de petróleo en tres décadas después de una prolongada falta de inversión y un éxodo masivo de personal.

El colapso de la empresa estatal está dejando al país sin dinero para financiar al gobierno del presidente Nicolás Maduro, contribuyendo a la crisis económica de la nación, socia de la OPEP.

Los problemas de PDVSA se agravaron en mayo cuando la petrolera estadounidense Conoco Phillips comenzó a embargar activos de PDVSA en el Caribe en busca del pago de un laudo arbitral de 2.000 millones de dólares.

Un panel de arbitraje de la Cámara de Comercio Internacional ordenó a PDVSA compensar a Conoco por la expropiación en 2007 de los activos venezolanos de la empresa.

La retención de activos y cargamentos dejó a PDVSA sin acceso a instalaciones como la refinería Isla en Curazao y la terminal BOPEC en Bonaire, desde las cuales se despachaba casi una cuarta parte de las exportaciones de la compañía.

Las acciones de Conoco también obligaron a PDVSA a cesar el envío de petróleo en buques propios y rentados a terminales en el Caribe y desde allí a refinerías de todo el mundo, para evitar el riesgo de que los cargamentos fuesen incautados en aguas internacionales o en puertos extranjeros.

En cambio, PDVSA solicitó a sus clientes que fletaran embarcaciones para cargar en puertos venezolanos o mediante transferencias desde tanqueros que están actuando como unidades flotantes de almacenamiento cerca de sus terminales domésticas.

La compañía estatal dijo a algunos clientes a principios de junio que podría imponer fuerza mayor, una suspensión temporal de los contratos de exportación, a menos que aceptaran tales transferencias de barco a barco.
PDVSA también solicitó a los clientes que dejaran de enviar buques a sus terminales hasta que cargasen los que se aglomeraban frente a las costas de Venezuela.

Inicialmente, los clientes estaban reacios a realizar las transferencias debido a los costos, preocupaciones de seguridad y la necesidad de contar con equipo especializado y tripulación con experiencia.

Pero PDVSA ha logrado exportar alrededor de 1,3 millones de barriles por día (bpd) de petróleo desde principios de julio,frente a 765.000 bpd en la primera mitad de junio, según datos de Thomson Reuters y documentos internos de PDVSA vistos por Reuters.

Eso representa el 59 por ciento de los 2,19 millones de bpdque PDVSA estaba obligada por contrato a suministrar a susclientes de exportación en ese período, lo que ha impedido queel congestionamiento de embarcaciones en espera de petróleovenezolano disminuya apreciablemente.

Esta semana, cerca de dos docenas de tanqueros esperaban cargar más de 22 millones de barriles de crudo y productos refinados en los puertos más grandes del país, según datos de Reuters. "No nos amarramos a tener una sola opción disponible de una determinada terminal de embarque", dijo el martes el presidentede PDVSA, Manuel Quevedo, sobre las exportaciones de la compañía.

"Tenemos varias (terminales) en nuestro país, tenemos en las islas del Caribe. Por supuesto eso nos facilita el envío de crudo y cumplir con los compromisos".

CONEXIÓN CUBANA

PDVSA también ha utilizado una ruta a través de Cuba para aliviar el impacto de las incautaciones de Conoco. Esa ruta es para la exportación de combustible, en lugar de crudo.

Puerto de Matanzas, instalaciones de CUPET
Puerto de Matanzas, instalaciones de CUPET

La empresa venezolana ha utilizado una terminal en el puerto de Matanzas como conducto principalmente para la exportación de fuel oil o gasóleo, de acuerdo con dos personas familiarizadas con las operaciones y los datos sobre envíos de Thomson Reuters.

El combustible venezolano se utiliza en algunos países para generar electricidad.

Dos buques-tanque partieron desde Matanzas con destino a Singapur entre mediados de mayo y principios de julio, según datos de Reuters. Cada uno transportaba alrededor de 500.000 barriles de combustible venezolano, según datos de Reuters.

En los últimos meses, Venezuela ha enviado combustible a Matanzas en pequeños lotes, según los datos.

PDVSA y la petrolera estatal cubana Cupet han utilizado Matanzas para almacenar crudo y combustible venezolano en el pasado, pero las exportaciones desde esa terminal a destinos asiáticos son raras.

Eso se debe en parte a que los barcos que tocan puertos cubanos no pueden atracar en Estados Unidos durante 180 días debido al embargo comercial a Cuba. Cupet no respondió a solicitudes de comentarios.

PDVSA también ha usado transferencias de barco a barco para cumplir un inusual contrato de suministro que tiene con la refinería cubana de Cienfuegos.

La refinería data de la década de los 80, cuando Cuba era un aliado cercano de la Unión Soviética durante la Guerra Fría, y la instalación fue construida para procesar crudo ruso.

(Con información de Reuters)

XS
SM
MD
LG