Enlaces de accesibilidad

Policía allana zona wifi en Alamar y detiene a proveedores de Connectify


Edificio ubicado al frente de la entrada norte del Centro Guayabera, en Alamar, donde ocurrieron las detenciones.

Vecinos del lugar asociaron la maniobra con una oleada de robos de saldo que ha venido afectando a los usuarios de esta zona de conexión.

LA HABANA.- Un operativo policial que incluyó detenciones y decomisos de equipos conmocionó esta semana la zona wifi del Centro Cultural En Guayabera, ubicado en el reparto capitalino de Alamar, La Habana del Este.

Vecinos del lugar asociaron la maniobra, ocurrida en la mañana del pasado 2 de abril con una oleada de robos de saldo que ha venido afectando a los usuarios de esta zona de conexión desde su inauguración, y que se ha visto reflejada en numerosas denuncias durante el año.

“Entraron en el edificio [ubicado al frente de la entrada norte del Centro] y recogieron computadoras y nanos en varios apartamentos. Se llevaron a varias personas detenidas”, dijo Rodrigo Reyes, vecino y usuario habitual de la zona.

Como parte del operativo, efectuado en el día de descanso del citado Centro Cultural, también fueron detenidas varias personas que se encontraban conectadas en ese momento, y que se sientan habitualmente en la acera contigua a la instalación con el fin de acceder a dicho servicio.

Algunas de ellas, se ganan la vida “dando conexión” a través de la aplicación Connectify, operación reconocida por las autoridades como ilegal.

La aplicación Connectify Hotspot permite a un usuario compartir una red wifi en otra, o sea, generar pequeñas redes de hasta seis usuarios conectados gratuitamente a la misma cuenta.

Esto es aprovechado por los “dadores de conexión”, que cobran a los interesados una cantidad inferior a la tarifa establecida por ETECSA, y atraen así a la clientela.

“Ellos mismos pueden estar vinculados a los que te roban el saldo —dijo Ileana Saldívar—. El mismo saldo que después nos venden a través del Connectify. Claro, eso tendrá que demostrarlo la policía”.

El sistema de seguridad de las cuentas Nauta ha sido enérgica y frecuentemente criticado por usuarios en las redes sociales así como por la prensa independiente, mientras que en los medios oficiales escasea el tratamiento del fenómeno.

“Cuando te conectas, te sale un certificado que advierte que la conexión no es segura, pero ¿qué le vas a hacer?, hay que conectarse de todas maneras, porque no hay más opciones”, afirmó Reyes.

“Mi mamá me recarga desde Canadá para que nos comuniquemos. Hace poco me robaron los 11 CUC que me había acabado de recargar. Tienen una habilidad espantosa. No me dieron tiempo ni de saludar a mi mamá por Facebook”, dijo Samanta Cañedo, quien está convencida de que los ladrones solo saquean las cuentas de los clientes con un saldo superior a los 10 CUC.

La Empresa de Telecomunicaciones de Cuba (ETECSA) mantiene una política de precios que estimula las recargas desde el exterior, con rebajas inferiores al dólar por hora estipulado para el cliente nacional. Estas recargas permiten a una gran cantidad de usuarios acceder al caro servicio. No obstante, luego no protegen el saldo de sus clientes.

Este monopolio de las telecomunicaciones es controlado por las Fuerzas Armadas Revolucionarias, como la mayoría de los renglones claves de la economía cubana, y ofrece conexión y telefonía a precios que resultan estratosféricos, no solo a la luz de los pobres salarios cubanos, sino también en comparación con países de mayor estándar de vida.

La ausencia de certificados de seguridad permite al gobierno espiar las operaciones de cualquiera en todo el territorio nacional, incluyendo la navegación por páginas de prensa alternativa, las comunicaciones privadas y profesionales de activistas y periodistas.

La seguridad y la privacidad de los internautas cubanos se viola bajo la excusa de la seguridad nacional y de los supuestos ataques mediáticos de EEUU, su histórico "archienemigo" y ahora socio comercial.

Centro Cultural En Guayabera.
Centro Cultural En Guayabera.

Dos días después del citado operativo, la zona wifi de En Guayabera permanece libre de los llamados “dadores de conexión”, e incluso los usuarios comunes parecen haberse espantado con la presencia previa de la policía.

Aunque las fuentes no precisaron el número de detenidos, se conoció que al menos dos “dadores de conexión” fueron liberados en el momento de este reporte. Mientras que en la Unidad de Policía de la zona 8, en Alamar, los oficiales de guardia aludieron no tener información al respecto.

Tu opinión

Mostrar los comentarios

XS
SM
MD
LG