Enlaces de accesibilidad

Obama aceptó renuncia del secretario de la Administración de Veteranos


El presidente de Estados Unidos, Barack Obama, anuncia la dimisión del secretario de Asuntos de veteranos, Eric Shinseki.

El mandatario elogió calurosamente a Shinseki (inválido de guerra), pero admitió que mantenerlo en el cargo habría sido una fuente de polémica en esta crisis.

El presidente de Estados Unidos, Barack Obama, aceptó este viernes la renuncia del cuestionado director de la Administración de veteranos de guerra, Eric Shinseki, quien debió pagar el precio de un escándalo sobre la atención médica a militares estadounidenses.

"Hace unos minutos, el secretario Shinseki ofreció su renuncia y la acepté con considerable pena", dijo Obama. El mandatario elogió calurosamente a Shineski (inválido de guerra), pero admitió que mantenerlo en el cargo habría sido una fuente de polémica en esta crisis.

Obama dijo que un informe preliminar de Shinseki había concluido que las tardanzas y otras fallas en el sistema de salud de los excombatientes no estaban acotados a las instalaciones de Arizona, sino que eran sistémicos y abarcaban a todo el país.

El director del organismo que se ocupa de los excombatientes estaba desde hacía varias semanas en una situación cada vez más endeble por las revelaciones sobre graves anomalías en los hospitales que atienden a los veteranos, en particular en Phoenix (Arizona, suroeste), donde responsables están acusados de haber puesto en funcionamiento un sistema para ocultar la amplitud de las listas de espera.

Los retrasos en la atención le habrían costado la vida a 40 pacientes.

"Cuando comenzó la crisis hace meses, dije que pensaba que el problema era limitado y aislado" en los servicios de Phoenix. "Ya no lo pienso. Es (un problema) sistémico. Confié demasiado en algunos" colaboradores, afirmó este viernes el mandatario antes de concurrir a la Casa Blanca.

El presidente Obama había prometido el miércoles que se aplicarían sanciones si la investigación en curso demostraba que se habían cometido faltas. Consciente del costo político que supondría que se demostrara que su Gobierno maltrata a los veteranos, nombró a uno de sus hombres de confianza, Rob Nabors, para que encabezara una auditoría.

"Tal como (Shinseki) me lo dijo esta mañana, la Administración de veteranos necesita una nueva dirección. No quería ser un obstáculo", afirmó Obama en una apresurada declaración en la Casa Blanca tras reunirse con Shinseki. "Mi valoración es que desgraciadamente tiene razón", agregó. "No tenemos tiempo para distracciones. Necesitamos arreglar el problema", advirtió.

Legisladores republicanos y algunos demócratas reclamaban desde hacía tiempo la dimisión de Shinseki.
XS
SM
MD
LG