Enlaces de accesibilidad

La muerte de Frank País, una traición en Santiago de Cuba


Frank País

El 30 de julio de 1957, el Coordinador Nacional del Movimiento 26 de Julio, Frank País, fue asesinado por agentes del coronel José María Salas Cañizares, un sociópata que aterrorizó a los jóvenes de Santiago de Cuba.

En 1953, Frank comenzó a enseñar en la escuela "El Salvador", adyacente a la Segunda Iglesia Bautista en el barrio "Sueño". También enseñó en la escuela dominical de esa iglesia. Un año más tarde se matriculó en la Universidad de Oriente, en la Escuela de Pedagogía. Allí se unió a la lucha estudiantil contra el régimen de Fulgencio Batista. En 1955 Frank País era un digno luchador en la resistencia cubana. Un maestro lúcido, un cristiano devoto y un hombre de acción.

...un maestro lúcido, un cristiano devoto y un hombre de acción.

Para fines de diciembre de 1955, Frank País se reunió con José Antonio Echeverría, presidente de la Federación de Estudiantes Universitarios (FEU) que estudiaba en la Universidad de La Habana y líder del militante Directorio Revolucionario. Se habían encontrado antes y desarrollado estrechos lazos de confianza e ideales, especialmente los Derechos de las Libertades Individuales y un rechazo visceral al "Caudillismo".

Frank País en Santiago de Cuba.
Frank País en Santiago de Cuba.

José Antonio invitó a Frank a unirse al Directorio, pero para entonces ya había fusionado su organización clandestina (Acción Nacional Revolucionaria) con el Movimiento 26 de Julio (M-26-7) mientras Fidel Castro estaba en México. Frank había forjado las fuerzas revolucionarias más disciplinadas y cohesionadas de Oriente. Para Castro, la contribución inmediata de Frank País fue enorme y resultó ser decisiva en el momento del catastrófico desembarco del "Granma" castrista.

¿Cuál podría haber sido el impacto histórico si Frank País y José Antonio Echeverría, hubieran unido sus fuerzas contra la dictadura de Batista? Una conmovedora especulación sobre el imponderable resultado de las circunstancias. Ambos murieron en 1957, con veinte semanas de diferencia. José Antonio el 13 de marzo, en el asalto al Palacio Presidencial en La Habana y Frank el 30 de julio, asesinado en Santiago.

A medida que la rebelión crecía en intensidad, Castro, exiliado en México, sentía que se estaba convirtiendo en una figura marginal. Frank, el carismático maestro santiaguero, encabezaba la operación clandestina del Movimiento 26 de Julio y José Antonio se convertía en un héroe nacional. Castro sabía que su búsqueda del poder se desvanecía. Tenía que volver, y pronto. Jorge Valls, un destacado poeta y pensador escribió: "La primera y más implacable guerra de Fidel no fue contra Batista en absoluto, sino contra cualquier revolucionario competitivo. Bajo ninguna circunstancia estaba dispuesto a que se le adelantaran."

En septiembre de 1956, Frank País viajó a México para un informe final sobre el regreso de Castro. El plan incluía el desembarco de Castro cerca de Niquero, Oriente y un sorprendente levantamiento de las fuerzas clandestinas de los Frank en Santiago.

El 25 de noviembre, el sobrecargado yate Granma zarpó del río Tuxpan en Yucatán. Al día siguiente, Frank País recibió una nota cifrada con instrucciones de que Granma estaba en el mar en camino hacia Playa Colorada. Frank se puso en contacto con Celia Sánchez y la instruyó para preparar los equipos de recepción en la zona de aterrizaje y fue a alertar al clandestinaje de Santiago sobre la inminente lucha.

el Granma encayó en la ensenada de Los Coyuelos. No sólo era tarde, sino que naufragó en el lugar equivocado.

Como estaba previsto, el 30 de noviembre Frank País encabezó el levantamiento de Santiago. Sorprendida, la guarnición Moncada titubeó y la rebelión se extendió por las calles de la ciudad. Vestido con uniformes verdes de fatiga con brazaletes rojos y negros, el movimiento tomó el control del centro de la ciudad. Jorge Sotus ocupó la comisaría marítima y la quemó. Cortaron las líneas eléctricas, sabotearon vías férreas y puentes, pero a media tarde, el ejército comenzó a retomar la ciudad y aplastó el levantamiento. Frank País apenas pudo escapar. Finalmente, el 2 de diciembre, el Granma encayó en la ensenada de Los Coyuelos. No sólo era tarde, sino que naufragó en el lugar equivocado.

Frank tenía ya 23 años y había jugado un papel crucial en la supervivencia de Castro al desarrollar un movimiento clandestino altamente eficiente que incluía a los campesinos de la montaña de Crecencio Pérez, quienes habían rescatado a los sobrevivientes del Granma. Pero la cuestión del control total de la rebelión por parte de un líder preocupaba mucho a Frank País y a otros que arriesgaban sus vidas en las ciudades. La historia de Cuba estaba bien documentada sobre la enfermedad del "Caudillismo". El choque con Fidel Castro fue inevitable.

Poderoso e inteligente, Frank fue una saludable síntesis de sabiduría y coraje. Cristiano fiel y militante anticomunista, Frank tenía algo de espartano y puritano. Habría peleado con Cromwell y muerto con Leónidas en las Termópilas. La diferencia política entre el nuevo "Caudillo" cubano y el joven libertario se amplió. El 7 de julio, Frank le informó a Castro que el liderazgo del M-26-7 iba a ser de seis miembros del Consejo Ejecutivo y que, a Castro, con menos de 100 hombres en las montañas, se le iba a otorgar un delegado.

El 30 de julio, 22 días después de su desafiante carta a Castro, Frank fue encontrado por los hombres de Batista y asesinado. ¿Fue traicionado? Investigaciones de los historiadores Rolando Bonachea y Marta San Martín han descubierto algunas pruebas sorprendentes, que apuntan directamente a Vilma Espín, una marxista de la clase alta de Santiago, que finalmente se casó con Raúl Castro. Los agentes del M-26-7 que trabajan en la Central Telefónica de Santiago fueron altamente efectivos en la recolección de datos sobre la policía de Batista mediante el monitoreo de sus llamadas telefónicas.

En su santuario de la montaña, Castro sabía que el desafío más serio a su liderazgo había sido eliminado ...

Por otro lado, los hombres de Batista también escucharon atentamente las llamadas telefónicas de los residentes de Santiago, de las que Vilma sabía desde que estaba a cargo de los miembros del Movimiento 26 de Julio que trabajaban en la compañía telefónica. La mañana de su muerte, mientras se escondía en la casa de Raúl Pujols (quien también fue asesinado ese día) Frank recibió una llamada telefónica innecesaria de Vilma. Poco tiempo después, Frank fue encontrado por Salas Cañizares y sus remolcadores y abatido a tiros. A los 23 años, el joven león murió traicionado. Sobre su cuerpo cargado de balas yacía la promesa incumplida de libertad.

Santiago estaba abrumado por la tristeza y la ira. Miles de personas se unieron a la procesión fúnebre de Frank a través de las estrechas calles de la ciudad. Fue una gran marcha de desafío. La bandera cubana cubría el ataúd mientras la gente cantaba el himno nacional.... "que morir por la Patria es vivir". La democracia cubana había perdido a su mejor campeón. La luz de la libertad se había ido. En su santuario de la montaña, Castro sabía que el desafío más serio a su liderazgo había sido eliminado y que el camino hacia el poder total estaba finalmente asegurado.

El autor es Director Ejecutivo del Instituto de Estudios Cubanos. Roig es abogado e historiador. Ha escrito varios libros, incluyendo La muerte de un sueño: una historia de Cuba. Veterano de la Brigada 2506.

Tu opinión

Mostrar los comentarios

XS
SM
MD
LG